miércoles, 27 de agosto de 2008

El entelado: otros métodos I (continuación)

Método a la cera.-
Se cree que este método fue realizado por primera vez en Holanda hacia 1750, para después extenderse en países del norte de Europa y Norteamérica. Posteriormente continuó como método habitual en aquellos lugares donde la cola de engrudo no es posible, debido a la alta concentración de humedad o que la preparación se hincha en presencia de humedad, como las rojas realizadas con arcillas.
El adhesivo como se sabe se adquiere en el mercado de origen natural o sintético, así como la resina que lleva en su mezcla. Este adhesivo a base de ceras proporciona una gran estabilidad a la tela original y alguna resistencia a los ataques biológicos, pero hay otros inconveniente que se deben tener en cuenta, la alta temperatura que necesita para su adhesión, que es superior a 70º C para poder fundir la mezcla, que penetra en la tela original y llega hasta la preparación. Modificando irreversiblemente los tonos de color, ablandan las capas pictóricas, produciendo alteraciones en su limpieza por muy débil que sea el disolvente, así como la imposibilidad de cualquier intervención de fijación posterior a no ser que sea con cera.

En el siglo XVIII se realizaban entelados de la siguiente manera:
Sobre una mesa de mármol o madera lisa se coloca un papel llamado cristal que se empapaba en aceite de linaza y sobre este se coloca el cuadro con la capa pictórica en el papel. En su reverso se le da una mano del adhesivo de cera resina y se deja secar. Se coloca la nueva tela sobre ella, y con una plancha templada, casi fría se va estirando el exceso de cera. Una vez realizada esta operación se quita el papel de linaza. El exceso de cera en la capa pictórica se elimina planchándola con un papel grueso y cuando la cera empieza a derretirse, se retira con la ayuda de una estopa empapada en aguarrás.

El entelado a la cera se realiza en Bélgica en los años 70 de la siguiente manera:

La composición del adhesivo, que ya describimos tiene la ventaja que no ennegrece con el tiempo al no estar presente la parafina ni la Trementina de Venecia.
Para preparar el cuadro, se necesita una mesa especial que se usa en todos los procedimientos a la cera. Esta mesa tiene una parte fija y otra movible, que elimina su tablero por debajo dejando los bordes a manera de telar. El inconveniente es que esta mesa sólo puede usar cuadros de su tamaño.
Colocar el cuadro en la mesa completa y se marcan los bordes en el tablero movible. Se prepara almidón de arroz puro, se disuelve en un poco de agua fría y se le añade agua hirviendo, formando una gelatina y con este adhesivo se pegan tiras de papel grueso, que pueden ser parecido al de embalaje. En los bordes del chasis de la mesa, ocupando aproximadamente 1 cm. o un poco más adentro de los límites marcados por el cuadro. Se les da una mano de almidón a las tiras y se coloca el cuadro con la cara hacia arriba hacia arriba.
Con papel de sulfito, que es parecido al papel de seda pero con una estructura más gruesa y fuerte y del tamaño del cuadro. Se coloca este en otra mesa y se le pasa con una brocha almidón primero en forma de cruz, luego siguiendo las diagonales y finalmente rellenando los huecos. Se da una mano de barniz, tipo Winsor and Newton y de la clase Artist´s picture, con aerosol y se deja secar. Se coloca el papel con el almidón fresco sobre la pintura. Se preparan otras tiras de papel de embalar, impregnadas de almidón y se coloca sobre las otras, pero mordiendo los bordes del cuadro y se deja secar. El almidón al secarse elimina generalmente las distensiones, arrugas y bolsas. Se quita el tablero de la mesa y se gira, quedando el reverso visto. Se arreglan los desperfectos de roturas desgarros, etc. y se colocan injertos.
El cuadro una vez aplanado es fácil de entelar. Se aplica la cera directamente sobre la parte posterior del cuadro extendiéndola con una espátula, se coloca la tela nueva y se plancha, también se impregna la pintura entre la tela nueva y vieja haciendo filtrar con una plancha caliente desde el reverso de la tela nueva la mezcla de cera resina.

Método de entelado con Gervatol que se utilizó en Francia durante los años 60. que no recomiendo por no ser reversible.
El adhesivo se prepara como se explicó en el capítulo de los adhesivos. El Gervatol cuando está frío permanece en estado gelatinoso, de modo que para utilizarlo se tiene que calentar al baño María.
Con una brocha se da una mano de Gervatol en la tela nueva que está tensada en el telar, lo mismo se hace con en el reverso del cuadro. Se coloca papel Thinner 3691 para cubrir la capa pictórica con Paraloid B 72 al 3% máximo. Para que el Gervatol penetre más se hace presión sin unir la tela nueva y la del cuadro, con una espátula plana, como la que usan los albañiles, pero con los bordes redondeados.
Luego se juntan las telas planchando con la llana y haciendo presión por la parte del reverso del cuadro. A medida que se hace presión se saca el exceso de Gervatol. Se da la vuelta a la tela y sobre la cara de la pintura se plancha. Esta debe estar casi fría y con un papel intermedio hasta dejarlo casi seco, dejándolo secar definitivamente durante varias horas.
Una vez seco, se elimina el empapelado. Si la obra necesita una fijación de la capa pictórica, se puede hacer con Paraloid o con el mismo Gervatol algo aclarado, para que pueda ser eliminado con agua.
Se puede estucar las faltas mezclando yeso con Gervatol, que ha sido aclarado para que quede más flojo y no se agriete el estucado.

La mesa caliente.-
El inconveniente en la utilización de las planchas manuales de siete kilos de peso es la distribución de la temperatura uniforme en toda la superficie de la obra y no por zonas, por ello, y buscando cierta seguridad en los entelados a la cera - resina se inventa la mesa caliente gracias al convenio del I.C.O.M de Roma de 1930. La mesa consiste en un plano de metal que se calienta por medio de una resistencia y un termostato que regula el poder calorífico, favoreciendo su penetración uniforme en todos sus estratos, pudiéndose planchar la capa pictórica con suma facilidad. No os escribo más sobre este invento ya que lo podéis encontrar fácilmente en cualquiera de las empresas que venden estos productos.

Método de la mesa caliente y de succión.-
El invento de incluir una bomba de succión en una mesa caliente produjo durante largo tiempo un gran debate entre los restauradores. Estas primeras mesas se utilizaban como en la mesa caliente, pero al producir el vacío desde el reverso de la pintura era necesario colocar la obra hacia arriba y sobre esta una tela de goma siliconada, Cuando se activa la bomba y el calor, se produce un vacío entre la goma siliconada y la mesa, produciendo consecuentemente una presión sobre la pintura. Este método fue aplicado por Rees Jones y R.E. Straub en 1955, como hemos anunciado, tiene sus detractores ya que la presión mal regulada puede provocar el aplastamiento indebido de la capa pictórica e incluso marcar la nueva tela en la pintura.
La primera mesa como hoy la concebimos fue inventada por Bent Hacke y se presentó en el mercado en 1978 por el Departamento de Conservación del Aarhus Kunstmuseum en Dinamarca. Con el tiempo se ha ido perfeccionando hasta llegar a las nuevas versiones más ligeras, rápidas y con termómetros digitales. El tablero de la mesa está formado por una plancha metálica de aluminio con pequeñas perforaciones redondas, que no deben exceder de los dos milímetros. El grosor de la plancha afecta a la velocidad del calentamiento y enfriamiento, además de la distribución del calor. El diámetro de las perforaciones y su intervalo afecta a la velocidad del secado. Esta lámina es intercambiable, que según el tratamiento que se deba efectuar, se utilizará más o menos gruesa y con las perforaciones con más o menos diámetros. Por ejemplo: con mucha humedad o entelados muy húmedos se usan planchas delgadas y perforaciones densas y pequeñas. Con poca humedad planchas delgadas con perforación pequeña y grandes intervalos entre ellas. Para tratamientos en seco se usa plancha sin perforaciones, con un fieltro en el reverso de la pintura.
Sobre la plancha perforada se coloca un material que puede ser tela, fieltro, nylon, papel japonés, tela de Gore Tex, etc. Esta tela sirve como soporte conductor del aire entre la plancha y el reverso de la pintura, o como elemento humidificador o de secado cuando sea necesario. Si es para esto último, se cambiará la tela cuando esté húmeda, las veces que sea necesario. Esta también, actúa como capa intermedia para evitar riesgos de cambios de textura superficial como consecuencia de la presión atmosférica.
Una de las numerosas ventajas de esta mesa es que se puede trabajar sin proteger la pintura en casos especiales, pero recomiendo la protección para evitar posibles deterioros. Una vez protegida la pintura se tiene que cubrir, primeramente la plancha perforada con una lámina de Gore-tex fina para no mancharla Después la obra con la cara hacia arriba, se protege con papel tisú, si se desea solamente para hacer un sentado de color y sobre toda ella el papel Melinex fino, que aguanta temperaturas altas y que cubrirá totalmente la mesa para que el aire de succión sea eficaz. Si se efectúa un entelado se colocará primero sobre la plancha el telar con la tela nueva atirantada en un telar y sobre esta la obra pictórica. Si la capa pictórica es frágil se puede efectuar, mientras la pintura está bajo la presión atmosférica de la bomba de la máquina: la fijación de levantamientos, ampollas y craquelados de forma local con espátula; consolidación total o parcial, dejando que la presión atmosférica se realice de manera intermitente.

Para utilizar correctamente la mesa debemos efectuar los siguientes pasos:

a) Desmontaje de la tela del bastidor, protegiendo la pintura con papel tissu o japonés y con un adhesivo.
b) Se limpia el reverso de impurezas.
c) Se tensa la tela con bandas de papel Kraft adheridas a un bastidor.
d) Para la eliminación de las deformaciones se coloca humedad (una tela un poco humedecida) entre las láminas perforadas. Conectándose el calor, con un máximo de 45º C, para que los vapores de la tela humedecida pasen a través de la plancha metálica, humectando el reverso del lienzo. El efecto de la humedad se puede dejar durante un tiempo, aún después de establecer la presión.. Pudiendo, así bajar los levantamientos y bolsas de forma gradual y cubriendo la pintura con papel Melinex, sin calor. Una vez eliminadas las deformaciones, se quita el Melinex y se deja secar bajo presión. Es una forma de reactivar la cola animal que está en la composición de las preparaciones de los cuadros antiguos.
e) La consolidación de la capa pictórica se realiza aplicando en el reverso cola animal a un máximo del 5%, generalmente pulverizado, sobre la mesa se coloca una hoja de Gore Tex o Log Fiber y encima el cuadro cara arriba y protegido previamente, sobre él papel de Melinex. Primero se conecta calor desde 40º a 50ºC y 55 mbar, a continuación ponemos presión durante una media hora y bajamos los craquelados con presión del dedo o espátula. Después de un rato quitamos el Melinex, porque pueden aparecer blanqueados de barniz y colocamos papel siliconado con una presión de 50 mbar. Se puede dar el adhesivo de forma localizada y poner papel japonés sobre la capa pictórica. Es recomendable siempre utilizar concentraciones débiles de adhesivo como 1% o 2% ce cola varias veces que una vez una concentración mayor. Los adhesivos acrílicos que también podemos utilizar en el fijado de color son el Plexistol P550 en spray y la máquina a 45ºC y 25mbar.

Método de envoltura impermeable.-
Este tipo de entelado se realizó por primera vez, hacia los años 70 por el Restauration Department of the National Maritime Museum de Londres, su simplicidad consiste en colocar la obra con su tela de entelado y el adhesivo, con la cara hacia arriba sobre la mesa. La pintura y la tela de entelar se introducen en una funda impermeable de PVC, que cuando se provoca el vacío produce una presión igual sobre la superficie de ambas telas, sin que exista una compresión sobre una superficie rígida. La presión no es necesaria que sea elevada. Este método ha sido perfeccionado, dando lugar a la técnica llamada suction lining . No recuerdo bien, pero creo que se ha realizado algo parecido en un cuadro de grandes dimensiones en España y está publicado

Método con mesa caliente y de vacío con Beva 371.-
Gustav Berger en 1966 elimina las presiones que ejercía la película sobre la capa pictórica, cambiándolo por la pulverización sobre el soporte original de un adhesivo sintético termoplástico llamado Beva 371 sellándolo al crear un vacío entre el reverso de la pintura y la mesa de vacío, justo cuando está maniobrando la bomba.
El método es simple, se debe seguir varios puntos que son:
A) Empapelar con papel tisú la capa pictórica, ya sea con un adhesivo orgánico como la colletta, o la propia Beva 371 disuelta al 5% en bencina rectificada.
B) Limpieza del reverso de la pintura como en el método a la gacha. La obra debe estar bien tensa porque con los adhesivos sintéticos los movimientos son más frecuentes en estos momentos preliminares que durante el tensado normal.
C) La consolidación de la capa pictórica se puede realizar desde el reverso de la obra, con Beva 371 diluido en Xilol al 15%, se puede planchar con la plancha y un papel siliconado, o con la mesa caliente y la pintura hacia arriba durante 5-10 minutos en vacío con una temperatura de 40-50ºC.
D) Se colocan los injertos que sean necesarios con Beva 371 y papel tissue o japonés.
E) Se coloca la tela de entelar que puede ser sintética o la de uso común, pero de estructura cerrada para evitar la salida del adhesivo.
F) Para que el adhesivo sea penetrante se puede extender sobre el reverso del soporte original y la tela de entelado en forma de crema. Si se quiere que sea poco penetrante solo se extiende por la tela nueva de entelar, o colocando una interposición como Beva film, (que no recomiendo).
G) Se utiliza la plancha o la mesa caliente. Si se le ha dado el adhesivo con pulverizador y diluido la temperatura puede ser 40ºC, si se quiere unir las dos telas la temperatura llegará a 55ºC, como mínimo

Método con mesa fría a baja succión.
Los estudios realizados en los años 60 por la Central Laboratorium Voor Onderzek Van Kunst en Wetenschap de Amsterdam culminaron en el desarrollo de una nueva técnica que alternaba paralelamente a los métodos de la gacha y la cera resina, pero sin calor y sin la presión excesiva de otros sistemas. Todos los materiales utilizados son sintéticos: soportes de polipropileno, poliéster y poliamida. Unos adhesivos como el Plextol B500 mezclado con Natrosol 250 HHR para que no impregne la fibra de la tela.
El adhesivo se extiende de una manera uniforme y con una cantidad mínima indispensable para garantizar la adhesión de las dos telas. Se aplica sobre la tela de entelado a través de una protección perforada de metal, que cuando es eliminada queda sobre la tela un dibujo en forma de pequeños puntos, que son los que contenía la protección. La obra es unida a la tela de entelado punteada y se coloca sobre la mesa con la cara hacia arriba cubierto de dos estratos de poliuretano poroso y una hoja de Melinex para evitar que el aire sea aspirado a través de la pintura, la presión no ha de ser más de 15 cm C.A/cm2. A este método se le denomina Nap-bond.
Con el tiempo se fue perfeccionando, colocando tres telas independientes, una tensión previa de la pintura, otra para el tensado de la tela de entelado y otra para la protección perforada. A este sistema se le denomina triple stretcher system.
Para aquellas pinturas que son sensibles a la humedad, se realiza el sistema llamado dry-film cold-lining. Después de aplicar el adhesivo Plextol B500 sobre la tela de entelado, se deja secar,y se le aplica el reactivo con pulverizador mezclado con tolueno o alcohol Isopropílico, para unir la tela de entelado y el reverso de la obra se debe colocar sobre la mesa en fría a baja presión.

Método con mesa de succión y calor a baja presión.-
Esta mesa difiere de las anteriores en la superficie del tablero perforado, donde se produce una succión de aire de un modo uniforme con una presión baja, a un máximo de 120 milibares, y un chorro de aire caliente a un máximo de 40ºC, con ello se logra trabajar de una manera independiente, tanto en los entelados como en la fijación de la capa pictórica. Este aparato contiene un aspirador que provoca la absorción de gran cantidad de aire, creando un vacío en la mesa bajo el anverso de la pintura, proporcionando a su vez una presión constante en la cara de la pintura.
Para desarrollar este sistema debemos tener en cuenta tres principios que controlan todas las actividades de la mesa: Presión, calor, humedad y tensado.
1. Presión: Se utiliza 200-500 mm Wc
2. Calor: 45º C.
3. Humedad: 70%-80%
4. Tensado: utilizar telar mecánico
La máquina tiene entre otras propiedades:
1. Eliminar deformaciones: Presión, calor. Humedad y tensado
2. Consolidación de la capa pictórica: con cola orgánica o adhesivos acrílicos
3. Protección de la capa pictórica: Con soporte muy arrugado
4. Entelado con cola de pasta: La consolidación previa se realiza a 50 mbar y 40º C, reduciéndose después a 10 mbar. La unión de las dos telas se realiza a 40ºC hasta su secado completo.
5. Entelado con Plextol :
El adhesivo acrílico : Plextol D360 ………………………………………….1 litro.
Rohagit SD15………………………………..………25 cc.
Amoniaco en una mezcla de 200 cc. de agua….. 5 cc.
Se mezcla y después se agita.
Otras veces se utiliza como adhesivo: Plextol D 360 y Plextol D 500.
Estos adhesivos se activan casi siempre a 35ºC-40ºC.
6. Eliminación de entelados: Tanto a la cera- resina, como a la cola de pasta.
7. Regeneración de entelados con cola de pasta: calor, humedad y presión
8. Regeneración del adhesivo del soporte original
9. Arreglos de desgarros: Con metil- celulosa y papel tissú.
10. Limpieza de manchas: Con Teepol 1% o alcohol y agua.
11. Tratamientos de papel: 30ºC y 300 mm Wc.
12. Tratamientos textiles.

Continuaré dentro de una semana con otros tipos de entelados.
¡¡¡¡ATENCIÓN CUIDADO CON LOS DISOLVENTES Y EL TRANSPORTE!!!!
Para escuchar el sonido apagar primero la radio que está en la banda lateral en la tecla stop

StumbleUpon.com

sábado, 9 de agosto de 2008

¡¡¡¡VACACIONES!!!!

Me voy de vacaciones, aunque no se lo crean este año no he tenido ni un solo día. Voy a Berlín a ver a mi hijo que lee su tesis de física experimental en el Bessy (trabaja en el sincrotón). Volveré a final de mes y continuaré con todos vosotros.

StumbleUpon.com

viernes, 1 de agosto de 2008

El entelado: Método a la cola de engrudo o pasta

Bueno, quiero continuar con el entelado que dejé después de un pequeño periodo, pero frutífero jamaiquino. No he querido comentar todavía lo que ha significado la mesa caliente y de succión para la restauración y que quiero hacer en próximas entradas. Aquí va la continuación del entelado tradicional, está dividido en el método romano y el florentino o francés. Como siempre hay que ser muy cautelosos en su aplicación y con reservas, ya sabeis que no soy muy partidario, pero no hay que ocultar que existen y a veces se debe hacer (leer mis otras entradas sobre el tema).
Método a la cola de engrudo.

Existen muchos métodos de entelados, pero los más comunes como hemos visto, son los de cola de pasta o engrudo (he eliminado la palabra gacha porque en algunos países latinoamericanos es malsonante), y los de cera. La realización de un entelado a la cola de pasta o engrudo, y que hasta ahora se han realizado son los tradicionales: florentino, romano y francés. El método florentino, que he querido unirlo con el francés por ser muy parecidos, se realiza en el Opificio delle Pietre Dure de Florencia y el romano en el Istituto di Restauro de Roma. En España a raíz de la vuelta de los becados en la Academia Romana por los años 70 se fue implantando, lógicamente el segundo de ellos, pero anteriormente era una mezcla de la cola de pasta florentina y el planchado tradicional del lienzo sobre otro de tela gruesa de lino llamadas Velázquez, Goya ye intermedia en un telar de cuerdas.
En la actualidad se ha averiguado que no es necesario planchar con calor sobre la pintura para que las dos telas se adhieran, incluso con la cola de pasta tibia e incluso fría y la presión que se ejerce para eliminar el exceso de engrudo por el reverso es suficiente para que esta adhesión se efectúe. Algunos restauradores colocan el telar en un plano convexo provocando una presión constante en toda la pintura. Siempre tendremos en cuenta que no es necesaria mucha cola de engrudo, ¡todo exceso se debe quitar!, de aquí que es mejor la utilización de telas abiertas. La mejor es la llamada belga, (muy difícil de encontrar en España) que se adhiere bastante bien con el engrudo y se elimina rápidamente la cola de pasta por el reverso con la espátula de madera.
Para su aplicación hay que seguir varios puntos:
A.- Se debe limpiar previamente la superficie pictórica de repintes, barnices oxidados y estucos antiguos y esto solo lo debemos realizar en el caso que la capa pictórica está en buen estado, es decir consolidada. Esto se hace para evitar que repintes, grasas contaminantes y barnices que fueron aplicados posteriormente se consoliden con el calor e incluso, estos últimos se pasmen. Además parte de la suciedad acumulada y aceites aplicados posteriormente se han introducido en los craquelados, complicándose posteriormente su eliminación.
B.- Se empapela o se vela la zona de la pintura del cuadro con papel. Utilizo para esto el llamado tisú de ramio español de 0,04 mm. Para realizar esta operación, se quita antes el cuadro del bastidor, se clava en un tablero, con la pintura hacia arriba, para que no se mueva y se empapela sus bordes con doble papel de la misma clase. La eliminación de los clavos antiguos de los bordes puede ser complicado por su oxidación y por tanto, se puede romper la tela. Recomiendo calentar la cabeza de la tachuela con la espátula caliente y posteriormente sacarl con un sacaclavos o punzón y este apoyado en una madera para evitar algún destrozo.
Otros empapelan sin quitar el lienzo del bastidor, porque la pintura está en mal estado, en este caso hay que tener cuidado que la cola no atraviese el lienzo y se adhiera en el bastidor, que consecuentemente costará mucho despegarlo después. Otras veces encontramos el lienzo en origen adherido al bastidor, sobretodo en pinturas que tienen preparación de tierras rojas e imprimación al óleo. En este caso y últimamente lo estoy haciendo personalmente en todos los lienzos con Klucel G al 3% en agua y 1% de alcohol, si no existe Klucel G se puede usar Carboximetilcelulosa al 3%, pensando que estamos solamente cubriendo la pintura como protección y eliminaremos el lienzo humedeciendo poco a poco las zonas adheridas.
En otros casos, si necesita una fijación previa se puede realizar con la coletta al 50% como mínimo, según el grosor de la tela original, y siempre aplicada en caliente para ablandar la pintura. También se puede utilizar cola de conejo y melaza al 4-5% para aumentar la elasticidad, dejando secar durante 24 horas en ambos casos. Para realizar un primer planchado de fijación y pasadas las 24 horas podemos humedecer con agua bien caliente la zona que deseamos fijar la capas de pintura y reactivar la cola, intercalando papel siliconado entre la plancha y el papel que cubre la pintura. Actualmente se realiza toda esta operación en la mesa de succión caliente, que explicaré más adelante.
El papel tisú español es un papel lo suficiente fuerte y de buen precio, que se utiliza en el comercio para la construcción de las bolsas de té y se vende en rollos. En caso que no la encontremos se usará a la manera italiana; papel japonés de 35 gr. por m2 o del número 500, que aunque es demasiado costoso es el mejor para el entelado. Antiguamente, en España se utilizaba el denominado papel celulosa o de seda, que se cortaban en tamaños de 30x40 aproximadamente e incluso más pequeños, también se utilizaba la seda o gasa. Pero con la gama actual de papel se pueden utilizar muchas clases, pero siempre es recomendable elegir uno que se pueda dar el adhesivo por transposición, o sea que trasmita el adhesivo a la pintura a través del papel. Recomiendo que el papel se coloque en tamaños grandes, nunca pequeños, para evitar marcas de los bordes al montarse uno con otros y nunca deben pasar los bordes por zonas como rostros, manos, etc.
Atención: Como hemos descrito, hacia mediados del siglo XVIII y proveniente la idea de Francia hasta entrado el siglo XIX, se comenzaron a preparar los lienzos con preparaciones rojas e imprimadas al óleo, aunque este método ya existía en Italia, en Francia gustaba que la superficie de la pintura quedase muy lisa, lo más parecido a una tabla y que prosperase sobretodo el dibujo y las terminaciones muy académicas.
Generalmente estos cuadros si se quieren entelar hay que tener mucho cuidado y tratarlos con diferentes métodos. Para ello funciona muy bien el método del entelado flotante de mi invención. Estos lienzos si se humedecen durante cierto tiempo ablandan la preparación, que generalmente está muy deteriorada por la absorción del componente de cola orgánica por el soporte original. Estas preparaciones se componían de cola orgánica y tierras, el soporte de tela de lino o cáñamo o de ambas clases, con el tiempo absorbe el adhesivo dejando la tierra roja sin adhesivo en su superficie. Aparte que al soporte se le daban varias manos de cola de guantes fría, no servía para la que la pintura se fijase, ya que sobre la preparación se aplicaba una imprimación al óleo con color y un secativo, generalmente litargirio, y sobre ella se aplicaba la pintura o el dibujo. Con esto ahorraban pigmentos, ya que la imprimación era una barrera para que no absorbiese pintura y las veladuras y el claro-oscuro funcionaba mejor. Con el tiempo y los movimientos del soporte la pintura cae en los lugares débiles apareciendo el tono rojo de la preparación en las zonas faltantes. ¿Qué hacer?: Atacar por el reverso, desentelar si existiera, y fijar el reverso con varias manos de cola orgánica disuelta al 8% con unas gotas de eugenol, (un antipútrido), observando siempre si dicha fijación ha funcionado y con el lienzo convenientemente estirado. Si hubiésemos entelado una obra de estas características y colocado el papel de velar y posteriormente planchado, con toda seguridad, al eliminar el papel levantaríamos la capa pictórica con la imprimación. Siempre que se ha de realizar una operación de entelado realizaremos las pruebas preventivas que sean necesarias. En telas de algodón nos sucedería lo mismo y estudiaríamos otro sistema que no afecte a sus componentes.
C.- Dar la vuelta a la obra o quitarla del bastidor quitando los clavos laterales y fijarla otra vez al tablero con el reverso hacia arriba. Se limpia el reverso de impurezas, como polvo y suciedad o colas de antiguos entelados con lijas o bisturí y finalizado con aspiración, evitando la debilitación del soporte. En caso que lo tenga se elimina el entelado antiguo, para esta operación es necesaria liberar el borde de la tela de entelado antiguo y clavar con pocos clavos o grapas los bordes del original. Se levanta una esquina de entelado antiguo y con un pequeño tablero se sostiene la tela original y se va tirando de la segunda tela, despacio y totalmente plegada hacia atrás, nunca hacia arriba. Si el cuadro es grande se va enrollando hasta su total eliminación, después se elimina de impurezas.
D.- Se extiende una mano de colletta diluida al 50% como máximo en caliente sobre el reverso y siempre según el grosor del soporte.
E.- Si existen lagunas, insertar injertos de tela lo más parecida al original. Los más pequeños con papel japonés adheridos con Beva o Primal, y los muy pequeños directamente con estuco.
F.- Se prepara la nueva tela para eliminar el apresto, esta es una de las operaciones más antiguas efectuadas por los pintores, y esta consiste en seis etapas:

· Colocar la tela tensa sobre el llamado telar mecánico.
· Mojado de la tela colocada horizontalmente, con una esponja y agua limpia a 40ºC.
· Secado. Al aire libre, durante 12 horas aproximadamente. Después del secado la tela está destensada.
· Trabajo mecánico. Con la palma de la mano y en sentido oblicuo se empuja la tela desde los bordes al centro, para destensar más la tela.
· Puesta en tensión como al inicio.
· Se aplica una mano de coletta al 50%, en la zona donde se va a adherir la obra.

Antonio Palomino nos dice al respecto:
… el lienzo aprensado ninguno es bueno, si no es que se moje y se estregue muy bien y se estire y se seque antes de clavarlo; porque si se clava sin hacer esta diligencia, en dándoles de cola o gacha, al secarse todo lleno de vejigas y desatina al pobre pintor.

La eliminación del apresto de fábrica, que estaba compuesto por almidón, cal y cola orgánica o cola de pescado, es una operación necesaria para la durabilidad del tejido.
Antiguamente los telares para entelar eran de madera, los franceses lo llamaban bastidores falsos o de doble estructura parecida a un bastidor, pero con clavos en los bordes laterales. Se atirantaba la tela cosiéndola con cuerdas en zigzag y enganchada a los clavos del borde, otras veces clavándola directamente con tachuelas. En Roma en los años 70 el fotógrafo e inventor Franco Rigamonti crea el telar mecánico. Son pletinas con dientes o púas en los bordes que enganchan la tela y llevan tensores en las esquinas, que están formadas por husillos que giran en su interiordentro de una tuerca soldada y desplazan los largueros del telar en un movimiento de 90º, proporcionando una tensión igual en toda la tela de entelado. Para colocar la tela es preferible hacerlo primero en las cuatro esquinas cerradas de giro y bien estiradas y posteriormente meter las púas siguiendo los largueros en una línea de hilo. Para esto es preferible sacar el hilo de los cuatro lados una vez que lo hemos señalado o marcado en el telar. Después giramos en todas las esquinas con las misma vueltas de los husillos.
G.- Se extiende uniformemente en capa fina la cola de entelado en el reverso de la pintura, desde el centro a los bordes, que está sobre la mesa y se coloca sobre ella el telar con la nueva tela a la que también se le ha aplicado la cola de harina. Se realiza así, para evitar que al mover la pintura se parta con el peso y la humedad. En caso, que la pintura sea de grandes dimensiones se enrolla y se va aplicando en su reverso. Después, con una espátula de madera con los bordes matados, se presiona desde el centro a los bordes las dos telas unidas desde su reverso. La cola de pasta que sobra, sale a través de los huecos de la trama de la tela nueva, que tiene que ser de trama abierta, porque si la tela original es gruesa se pueden poner dos telas de trama abierta, juntas en el telar mecánico. Una vez adheridas las dos telas se deja secar en posición vertical, normalmente 12 horas, según la temperatura ambiente, o hasta que el adhesivo que se ha aplicado esté lo suficiente mordiente. Algunas pinturas reaccionan ante la humedad, provocando pequeñas bolsas, en estos casos es recomendable el secado rápido con un planchado a temperatura suave.
H.- Cuando se ve que el adhesivo está a punto o semiseco se prepara para el planchado. Se coloca el telar con la pintura hacia arriba. En tanto, se coloca papel siliconado o plástico rígido sobre un tablero del grosor de las barras del telar. Este tablero se coloca debajo para poder planchar. La plancha es pesada de unos siete kilos, y con una temperatura máxima de 45º C; entre la pintura y la plancha se coloca papel siliconado. El planchado se efectúa generalmente del centro a los bordes, humedeciendo un poco el papel tissú con agua caliente en las zonas que se han de planchar. La plancha siempre tiene que estar en movimiento circular y nunca parada en ninguna zona de la pintura. Con la mano libre se siente la temperatura que tiene la superficie de la pintura. Actualmente toda esta operación se efectúa en la mesa caliente o de succión.
I.- Cuando todo esta seco y la capa pictórica se siente firme, puede durar hasta 48 horas según la temperatura y humedad ambiente, se elimina el papel con agua caliente, quitando todo resto de coletta que pueda alterar posteriormente la capa pictórica, se deja secar. Se coloca, entonces la obra entelada en el bastidor y se proceder a su clavado. Este siempre debe comenzar en los centros de la obra, alternándose de un lado a otro hasta su colocación final. Hay que humedecer un poco los bordes para que se puedan doblar el sobrante en los lados del bastidor.

Método florentino o francés.-

Realizamos los dos primeros puntos igual que en el anterior método.

C.- Se coloca la pintura en un telar que le llaman nº1, y que sea más grande que la pintura unos 15 cm. por cada lado. A esta se adhieren con cola vegetal (arroz) y papel tipo Kraft o de envolver, desde los bordes, ( que son los que se doblaban en el bastidor ) hasta el margen externo de dicho telar. La pintura queda colocada con una tensión uniforme y la cara en el exterior del telar.
D.- Se eliminan todos los restos de adhesivo, teniendo cuidado que no rompamos ningún hilo, evitando la debilitación del soporte.
E.-
Se da en el reverso una cola de conejo mezclada con melaza al 3%, de tal manera que pueda llegar al pigmento y así fijarlo. Se pueden añadir al adhesivo diferentes tipos de tensoactivos.
F.- Se elige la tela nueva, que debe ser lo más cercana al original, generalmente de lino y un poco más grueso, para corregir las deformaciones de la tela original.
G.- Se prepara un segundo telar, el nº2. Tiene que ser tan grande que pueda entrar el telar nº1. Sobre el telar nº 2 se colocará la nueva tela bien atirantada y lavada con abundante agua. Recomiendo el método explicado anteriormente. Antiguamente se sacaba del telar y se mojaba, después se colocaba en el telar otra vez, y así varias veces, hasta considerarla inerte. Muy trabajoso pero correcto.
H.- Cuando la tela nueva es colocada y atirantada sobre el nuevo telar, se le aplica cola de conejo, para impedir que absorba demasiado la gacha que unirá esta con la tela vieja.
I.- Se prepara la pasta como se indicó.
J.- Con una espátula se aplica y extiende la pasta por el reverso de la tela original. Se extiende con espátula de madera, con los bordes matados y sin esquinas. La pasta se extiende por igual y con el mismo grosor.
K.- Se deja durante un tiempo la pasta sobre la tela, en algunos casos muy especiales durante horas, y solamente si el soporte original esté demasiado duro y la capa pictórica demasiado levantada. Para que no se seque se puede colocar hojas de Melinex. Algunas preparaciones adquieren elasticidad, mejorando la superficie de la pintura.
L.- Se aplica la pasta sobre la tela nueva, como en la pintura antigua, de tal manera que la trama esté saturada.
M.- El telar nº1 se coloca dentro del nº2, y se ponen en contacto las dos partes con adhesivo.
N.- Se comienza un planchado que va desde el centro a los laterales, prestando atención al empastado de la capa pictórica, para ello nos valdremos de papel blando y grueso para evitar el aplastamiento del color. La temperatura de la plancha tiene que estar a 45ºC, y continuando el planchado hasta el completo secado de la pintura. Este es el método tradicional, pero como hemos dicho al principio es mejor poner en contacto las dos telas con presión y posteriormente fijar el color con planchado o mesa a baja presión.
O.- El planchado sólo sirve para corregir condiciones y modificaciones que derivan de los cambios de la estructura, conservando aquellos que unen la pintura a una realidad histórica.
P.- Pasado un tiempo se elimina el papel de protección y la eliminación de la cola que queda en superficie del cuadro. Es imprescindible que la eliminación de esta cola sea total, cualquier residuo que quede puede provocar tensiones en la superficie y como consecuencia levantamientos de la capa pictórica. Además de la formación de una barrera de cola, que con el tiempo se endurece y haría casi imposible la utilización de los disolventes en la limpieza de barnices.
Q.- Se coloca en el bastidor con cuñas con las tenazas de atirantar.

StumbleUpon.com

Facebook

Perfil de Facebook de Antonio Sánchez-Barriga