domingo, 19 de julio de 2009

Los pigmentos: BLANCOS

Paleta, pinceles y pigmentos del Antiguo Egipto /1.500 a C

Blancos.-

Carbonato cálcico: Creta, Greda o Blanco de París, blanco de España.


Se utiliza mucho en la preparación de las tablas primitivas italianas y en las preparaciones de tablas del norte de Europa. Se compone de caparazones de pequeñas algas llamadas cocolitos.

La descripción que realiza Riffault, de como se obtiene el blanco de España, es como sigue:
El blanco de España, el de Bougival, cerca de Marlís, y el de Meudon, cerca de París, es creta que después de separada de sus impurezas se pulveriza en un molino, formando con ella pequeños panes que se introducen en el comercio. Para usar este blanco en la pintura se puede preparar de la manera siguiente: para purificarle y privarle de la arenilla se delíe en agua muy limpia, dejándolo enseguida reposar; se arroja la primer agua, que comúnmente queda amarilla y sucia, y se lava de nuevo hasta que el agua queda blanca como la leche: entonces se trasvasa, ó lo que es mejor, se pasa con mucha agua por un tamiz de seda: después se deja reposar, quitando luego el agua sin agitar el fondo, y se amasa el precipitado: luego que tiene consistencia de pasta se seca y endurece al aire. Las partes más finas sirven para formar pequeñas barras, y las últimas porciones del lavado, que son siempre más groseras, se amoldan en masas de una libra ó poco más, se ponen a secar al aire y sirven para la pintura de imprimación ó para blanquear los techos. El blanco de España puede estar alterado con el blanco de plomo.

Blanco de plomo: Albayalde, Cerussa, Blanco de plata y Biacca, Blanco de Venecia, Blanco de Luna : 2PbCO3 + Pb(OH)2 Es un carbonato básico de plomo. Ennegrece por oxidación y han sido muy utilizados como imprimación, que en caso que sea de elevado grosor da cierta opacidad en rayos X, como puede ocurrir en algunos lienzos de Francisco de Goya.

Se prepara tradicionalmente, exponiendo durante un mes planchas de plomo en vapores de vinagre, introducidos en vasijas de barro inmersos en fango o abono de animales. Es el color más utilizado por los pintores, que como dice Leon Battista Alberti: Estaría bien para el arte si el color blanco fuese tan caro como una gema.

Vitrubio lo describe en el capítulo XII:

Del albayalde, cardenillo, y sandaraca.
50. No será fuera de propósito tratar del modo de hacer el albayalde, igualmente del cardenillo, que los latinos llamamos éruca.
Los Rodios lo hacen; y es de esta manera: ponen sarmientos dentro de tinajas en que hay vinagre, arreglan sobre los sarmientos chapas de plomo, y tapan bien las tinajas para que nada traspire. Abrenlas pasado algun tiempo, y hallan el plomo convertido en albayalde.

Dioscórides describe la obtención del albayalde de la siguiente manera:

88 El albayalde

El albayalde se hace así: en un barril de boca ancha o en un recipiente panzudo de barro, echando vinagre muy acre, coloca sobre la boca del recipiente una lámina gruesa de plomo, poniendo previamente una estera de caña, por enci­ma cúbrela con paño grueso, para que no se evapore el vi­nagre. Cuando se resuelva precipitándose abajo, el líquido puro y la suspensión de encima deben ser colados. Lo vis­coso y grueso se ha de verter en un recipiente y secar al sol.
Después debe molerse en un molino de brazo o debe majarse de otra manera y debe cribarse. Y, después de esto, lo que queda duro debe ser triturado y cribado, ha de hacer­se de manera alternativa lo mismo, por tercera y cuarta vez. Es mejor lo del primer cribado, lo cual debe aprovecharse para los fármacos oftálmicos. Le sigue lo del segundo y, por orden, los restantes.
Algunos, fijando en el medio del recipiente unas varillas de madera, colocan encima el plomo, de manera que no to­que el vinagre. Tapando la boca y untándola alrededor, lo dejan. Y después de diez días, quitando la tapa, miran: cuan­do ven el plomo derretido, hacen las demás cosas igualmen­te a lo antedicho. Si se quiere modelar, debe mezclarse con vinagre acre y así modelarse en pastillas y secarse al sol.
Todo lo antedicho debe realizarse en verano, pues así se hace blanco y eficaz. Aunque también se prepara en invier­no, poniendo los barriles en la parte alta de los hornos, de los baños o de las hornazas; pues el calor que sube de estos lugares, obra lo mismo que el sol. Se considera excelente el preparado en Rodas o en Corinto o en Lacedemonia. Es se­gundo el de Dicearquía.
Se tuesta el albayalde del siguiente modo: poniendo un recipiente de barro nuevo, principalmente de barro ático, sobre el fuego ardiente, espolvorea dentro el albayalde ma­jado y muévelo continuamente. Cuando tenga el color de la ceniza, apartándolo del fuego, enfríalo y úsalo. Si quieres quemarlo, mételo majado en una olla nueva, colocándola sobre el fuego, muévelo con una caña hasta que se vuelva parecido a la sandáraca en el color. Y sacándolo del fuego, úsalo.
Lo así preparado es llamado por algunos sándyx . El albayalde se lava de la misma manera que la cadmia.
Tiene virtud refrigerante, molificativa, plerótica, adel­gazante y, además, represiva suave de excrecencias, cicatri­zante; se mezcla en los ceratos y en los emplastos grasos y en las píldoras. Es también de los que aniquilan.


El diccionario de Terreros nos define el albayalde de la siguiente manera:
Sustancia de plomo. Fr. Ceruse lat. Cerussa it. Cerusa, ó biacca. Esta sustancia se saca de planchas de plomo mui delgadas, á las cuales se les hace recibir el vapor de vinagre, que se pone en vasos á propósito, y á un fuego moderado: las planchas se convierten de este modo en un orín blanco, que se junta, y reduce en panecillos. Cardano enseña el modo de hacer albayalde de estaño, y orines. Fallupe dice que hai tambien Albayalde mineral.

Es interesante la relación entre el albayalde obtenido del plomo y el de estaño, puede ser lógica su también relación con el amarillo de plomo y estaño, que Gerolano Cardano (1501-1576), físico, matemático y astrónomo italiano, lo describe como pigmento en De Subtilitate Rerum. También Mayerne describe en su tratado un blanco realizado de estaño y bismuto al aceite:
Han probado el blanco de estaño-bismuto al aceite, y dice que el blanco de plomo ordinario, con la condición que esté bien lavado, es mucho más blanco; (y dice) que aquel de estaño no tiene bastante cuerpo, y sirve solo para la miniatura.

Mytens, habiendo probado el blanco de estaño, me ha dicho que se ennegrece si se expone al sol, y si se mezcla con el blanco de plomo, lo gasta, por tanto no vale para nada al óleo, ni a temple si lo expone al aire. En un libro es bueno para miniar.

En el manual de M. J. Riffault, nos describe la fabricación del Albayalde de la siguiente manera:
Antes que los señores Roard y brechoz formasen el escelente establecimiento que tienen en Clichy, cerca de París, para fabricar la cerusa (albayalde), se preparaba todo el blanco de plomo esponiendo las láminas de plomo al vapor del vinagre. Por este medio se prepara todavia en Holanda y en Krems, cerca de Viena en Austria.
En Holanda toman hojas de plomo fundidas y sin laminar, arrolladas en espiral, de modo que quede un espacio de una pulgada entre cada vuelta; las colocan verticalmente en ollas de barro del tamaño conveniente, en cuyo fondo ponen buen vinagre. Estos rollos de plomo deben estar sostenidos en lo interior de las ollas de modo que no toquen el vinagre, sino que su vapor pueda circular libremente por entre ellos. Despues de tapar cada olla con una cobertera de plomo, se colocan todas entre estiercol, de modo que queden enteramente cubiertas. Al cabo de seis semanas se descubren las ollas, y desarrollando las hojas se hallan casi enteramente atacadas y cubiertas de gran cantidad de sub-carbonate de plomo, y una corta porcion de acetato de dicho metal (sal procedente de la combinación del ácido acético con el plomo). Se separan estas dos sales de las porciones de plomo que se halla todavia en estado metálico, se pulverizan y lavan, con lo cual se disuelve todo el acetato, mientras que el sub-carbonato queda en el fondo en forma de capas muy densas de uno á dos centímetros de grueso.
El blanco que se fabrica de este modo es siempre agrisado, lo cual parece que consiste en algo de gas hidrógeno sulfurado, procedente del estiércol: efectivamente, en Krems, cerca de Viena, se prepara también esponiendo el plomo al vapor de vinagre, y sin embargo, el blanco de plomo que se obtiene es generalmente de mejor calidad; pero tiene buen cuidado de no cubrir las ollas con estiércol, sino que las elevan artificialmente al grado conveniente de temperatura….
……. Los mercaderes suelen añadir creta; pero es fácil reconocer el fraude y distinguir la cerusa de la creta. (Quemándola y ver si deja restos de plomo, o que tienen tonalidad metálica, si no es así, llevará creta que al quemarla se torna de color blanco).

Pacheco describe el blanco para pintar al óleo:
Y, comenzando por el blanco con que se ha de pintar a olio y mesclar los demás colores: ha de ser el mejor Albayalde que se hallare, y lo es sobre todos el de Venecia, que muestra dureza y se quiebra con laxitas cortadas con cuchillo, en el cual lo deshacen algunos con las manos en mucha agua y, estando asentada la tierra y las paxas, vacían aquella leche en otra vasija y, lavándolo, así, dos o tres veces se escusa molerlo a lágua y los asientos sirven para emprimar. Lo más ordinario es molerlo a lágua muy bien y ponerlo a secar al sol en panecillos y después molello con el aceite de linaza o de nueces, que sea fresco y que no quede ralo y cubrirlo con un lienzo delgado y limpio y conservarlo en un lebrillo vedriado lleno de agua dulce, con su tapadera para el polvo, y refrescarle la agua limpia cada ocho días.

Es el blanco que más se ha utilizado desde la antigüedad, escritores como Teofrastos, Plinio, Dioscórides, etc describen muy bien la obtención del producto. Fue a partir del siglo XIII en Alemania con un tal Basilio Valentino, alquimista, quien recomienda a los pintores que preparen el albayalde porque el del comercio es impuro. Son los holandeses y venecianos los primeros que se encargan de su fabricación: con la acción de los vapores de vinagre o ácido acetico en las planchas de plomo

Blanco de Barita, blanco fijo, blanco permanente: BaSO4. Se encuentra en la naturaleza cristalizado en forma de prisma romboidal, que están constituidos por la baritina. Para utilizarlo como color el mineral se rompe en pequeños trozos. Los de color blanco se muelen hasta el polvo, lavándose en agua y decantándolo. El sulfato de bario separado se cuece y seca posteriormente. Es insoluble en agua y los ácidos, se funde al calor rojo-blanco solidificándose después en frío en una especie de esmalte blanquecino. Se trabaja en pintura mezclándolo con cola orgánica o con silicato de potasa. No se utiliza casi en óleo


Blanco de Bolonia: Yeso mate, se utiliza en las preparaciones de las tablas.

Blanco de Bismuto: Pigmento inorgánico obtenido artificialmente cociendo bismuto en ácido nítrico. Se llama también Blanco de estaño bismuto.

Blanco de cal: Pigmento inorgánico que se obtiene de la calcinación de varias clases de carbonatos: mármol, cáscara de huevo y con apagado sucesivo con agua.

Blanco de luna: Es el llamado blanco de plata, hoy blanco de plomo: carbonato de plomo. Se usa en acuarela.

Blanco de estaño: Pigmento inorgánico obtenido por la exposición del estaño en ácido acético.

Blanco de Malta: Pigmento inorgánico, creta de origen natural, es el bol blanco.

Blanco de zinc, blanco de Francia: ZnO Se utiliza en acuarela con el nombre de blanco de China. Es actualmente más utilizado que el blanco de plomo. Es un pigmento relativamente moderno, data su industrialización de 1845, teniendo la particularidad de no ser venenoso, ni le afectan los rayos U.V. Se puede utilizar mezclado con blanco de plomo mejorando ambas propiedades, pero tiene menos poder cubriente que el blanco de plomo. Se obtiene por oxidación, a altas temperaturas de los vapores de zinc en barra. Aunque ya se estudió por Courtois y Gaston de Morveau en 1780, es en 1842 por el pintor parisino Jean Leclaire quien continúa los estudios de Courtois y los mejora con la presentación de su trabajo en 1850.

Blanco de titanio: Bióxido de titanio, se encuentra en el comercio desde 1916, se obtiene de la ilmenita, un mineral de hierro y titanio. Se produce con una base de bario, que reduce el poder de absorción del aceite.

Litopón, blanco de Griffits, blanco sanitario: ZnSO4 + BaS =ZnS + BaSO4 Se conocía antes de 1874 que el sulfuro de zinc tenía un gran poder cubriente, superior al oxido de zinc que ya conocemos. Griffits descubre que la mezcla del sulfuro de zinc y el sulfuro de bario produce un blanco cubriente, brillante, permanente y no venenoso, mezclándose muy bien en óleo.

StumbleUpon.com

Facebook

Perfil de Facebook de Antonio Sánchez-Barriga