sábado, 19 de septiembre de 2009

Los pigmentos; AMARILLOS (parte II)

Pintura mural Romana


Amarillo de cadmio, amarillo brillante: CdS. Es un sulfuro de cadmio, fue descubierto en 1817, y se obtiene por precipitación de una sal de cadmio en ácido sulfúrico. Este amarillo se debe mezclar siempre con el blanco de zinc porque con el blanco de plata ennegrece. Según se realice la precipitación varia la tonalidad desde el limón al naranja.

Amarillo de Marte: Oxido hidratado de hierro y aluminio, se utiliza desde 1750. Su color está entre la Siena natural y la Tierra de Siena tostada, estaría mejor integrada entre las tierras. Se obtiene precipitando una mezcla de sal soluble de hierro y de una sal de aluminio en cal o potasa. Calentando a temperaturas muy altas se obtiene el Rojo de Marte.

Aloe: Colorante orgánico de origen natural, del árbol de aloe, que se ha constituido en ácido aloético. Leonardo da Vinci lo utilizaba para dar veladuras en las sombras. Covarrubias lo define de la siguiente manera:

Acibar: El jugo de las pencas de una yerva babosa que comúnmente se llama sçabira o sçabila, corrompido del vocablo arábigo, ciberum, que con el articulo a dirá aziberum, de allí diremos corruptamente azíbar. El padre Guadix dize que esta yerva sçabira viene del nombre sçabar, que en arábigo vale paciencia, porque el enfermo que la ha de tomar en bebida ha de sufrir mucho por su amargura. En griego se llama aloe….

Oropimente, jalde y rejalgar, amarillo real, amarillo del Rey: As2S3. Pigmento inorgánico de origen natural constituido de bióxido de arsénico. Cuando se denomina oropimente rojo es el rejalgar, es también un pigmento inorgánico de origen natural, con la misma composición química que tiende al rojo anaranjado. El oropimente ya era utilizado por los antiguos egipcios en todas sus modalidades, incluso uniendo oropimente con rejalgar, encontrado en Tanis por el arqueólogo Petrie, y como describe Plinio se encuentra en la Isla de San Juan en el Mar Rojo. En las paletas egipcias del Periodo Antiguo ( 2800 - 2400 a.C.) se encuentra como color principal el oropimente, y la cabeza de Nefertiti y de Akhenaton se hallan restos de este mismo pigmento, así como en un saco de lino en la tumba de Tutankhamon. Pero generalmente, se traía de Persia, aunque también aparece en Armenia y Asia Menor. En un principio el oropimente natural era frecuentemente utilizado, quizá por no ser tan venenoso, y no como ocurrió posteriormente cuando en Europa se obtuvo artificialmente. Vitruvio y Plinio lo describen muchas veces. Los griegos lo llamaban arsenicón y en latín auripigmentum. En la época medieval se preparaba artificialmente junto al rejalgar con azufre, pero no se trabajaba mucho con él porque tenía tendencia a alterarse con otros colores.

Dioscórides dice del oropimente:

104 El oropimente

El oropimente se engendra en las mismas minas que la sandáraca. Hay que considerar excelente el laminoso, el de color de oro, el que tiene las láminas escamadas y extendi­das unas sobre otras, además sin mezcla de otra materia. Tal es el que se engendra en Misia, en el Helesponto. Hay de él dos especies: una, como ya se ha dicho; otra en forma de un terrón, parecida a la sandáraca, la cual se trae del Ponto y de Capadocia. Éste ocupa el segundo lugar.
Se tuesta así: metido en un recipiente de barro nuevo, ponlo sobre las brasas ardientes y dale la vuelta continua­mente. Cuando se encienda y cambie de color, poniéndolo a enfriar y una vez majado, se guarda.
Tiene virtud estíptica y escarótica con ardor y mordica­ción muy fuerte. Es también de los que reprimen. Hace caer el cabello.

Cennini en el capítulo XLVII dice:

De la naturaleza de un amarillo llamado oropimento

Amarillo es un color que se llama oropimento. Este tal color es artificial y hecho de alquimia, es muy venenoso; y es de un color amarillo, más parecido al oro que otros colores. Para trabajar en el muro no es bueno ni en fresco ni con tempera, poniéndose negro cuando toca el aire. Es muy bueno para pintar escudos y lanzas. Con este color mezclado con índico de Bagdad hace color verde de hierba y de verdura. Su tempera no quiere otra cosa que la cola. Con este color se medican los gavilanes que tienen. El dicho color es al principio es el mas duro para molerlo que hay en nuestro arte. Es por lo que al querer molerlo con la cantidad que quisieras sobre tu piedra, y con aquella que tienes en la mano vas poco a poco yendo con cuidado al apretar una piedra con otra. Mezclale un poco de vidrio de vaso roto, porque el polvo de vidrio va pulverizando el oropimento con la dureza de la piedra. Cuando lo has hecho polvo meterlo en agua clara y molerlo de vez en cuando; si lo molieses durante diez años será más perfecto. Ten cuidado de untartelo en la boca porque es dañino para las personas.

En el capítulo siguiente Cennini describe el rejalgar:

De la naturaleza de un amarillo que es llamado rejalgar (risalgallo)
Amarillo es un color amarillo que se llama rejalgar. Este color también es tóxico. No se trabaja si no es alguna vez en paleta. No se debe tener cerca. Si quieres molerlo, tienes que hacerlo como con los otros colores. Debe molerse también con agua clara; y cuidate la persona.

Al rejalgar los antiguos lo llamaban sandáraca, ya lo citan Plinio y Vitrubio, y cuando los árabes describen la sandáraca es la resina, ya lo hemos descrito en ese capítulo. Sebastián de Covarrubias lo describe de la siguiente manera:

Es una suerte de rejalgar que se halla en las minas, especie de sandaraca, dicho arsénico, y el se llama auripigmentum, por la color que tiene amarilla. Vee a Laguna, sobre Dioscórides, lib. 5. Cap. 80. Los pintores le llaman jalde.

Jalde: Es un amarillo encendido; vocablo toscano, de giallo, que vale amarillo jalde, y su origen es del vocablo francés jau ve, que vale lucens,ruffus, flavus.

Rejalgar: Cierta piedra o escoria mineral que se halla en las minas, tercera especie de arménico; es venesosísimo; verás a Laguna sobre Dioscórides, lib 5, cap 80.

Y el diccionario de Terreros:

Fr. Orpiment, ú Orpin, groizon. Lat. Auripigmentum. It. Orpimento, es un mineral amarillo que tira á pardo: hállase en las minas de oro, y plata: el que es de color de oro, y se separa en hojas como el talco, es el mejor: el que tira á encarnado se llama sandáraca, y es mas reseco que el otro: el oropimente dicen que es señal segura de una mina de oro, pues siempre contiene alguna parte de este metal: de las tres especies que hai de oropimente, el blanco es el arsénico, el encarnado es el rejalgar, y el amarillo el verdadero.

Mayerne dice cuando describe la técnica de Van Dyck:

…usa el oropimente, como el amarillo más bello que se pueda encontrar, pero seca muy lentamente y cuando es mezclado con otros colores se destruye.

Van Dyck utiliza el oropimente aplicándolo puro, como toques de luces sobre los paños, y sobre un estrato de otro amarillo. Otros pintores españoles, como Claudio Coello, lo aplican de la misma manera. En otro capítulo cuando describe la técnica con el oropimente, que el pintor Cornelius Jonson utiliza:

SIG: JONSON; BUEN PINTOR

sobre el Oropimente

Se necesitan dos tipos (color) para pintar en oro, uno el amarillo, y el otro el rojo (realgar), éstos deben desde el principio ser molidos en agua, y una vez secos se mezclan fácilmente en aceite, sea sobre una paleta o sobre una piedra, como quien lo usa en cantidad, pero nunca se molerá bien en aceite; el mejor aceite para mezclarlos, es el que está seco, y el aceite cocido con litargirio.

El ocre amarillo es un buen fondo si no es demasiado claro, mejor que un ocre inglés, que yo tengo como el más apropiado y con mejor cuerpo, es más pardo para el fondo de oro; el oropimente funcionará bien sobre todo color, a veces sobre el cardenillo, y ningún color puede ir bien sobre aquel, ya que les mata todos, sea cuando se trabaja sobre los otros colores mordientes, sea cuando ha sido mezclado con ellos, a veces sobre el ocre amarillo, o los amarillos que se usan en las sombras, pero éstas deben hacerse mejor con otros colores, y el oropimente va bien solamente para dar toques de luz. Cuando se muele el litargirio o el oropimente con el aceite, y se coge con el cuchillo, es necesario que no sea de acero ni de hierro, pero si de madera o de hueso. Yo lo haría de madera.

Pacheco en el apartado de los amarillos describe entre ellos el oropimente:

Suelen algunos valerse del jalde u oropimente para los amarillos finos a olio; búscase el más subido de color, el cual se muele bien a lágua y se pone a secar, o para templallo en el tablón con aceite de linaza, o para molello con él tiene necesidad de secante; algunos le echan vidrio, teniéndolo molido a lágua; otros se valen de aceite de linaza revuelto con azarcón en polvo, habiéndose engrasado algunos días; y es el mejor secante. También usan algunos del alcaparrosa molida en polvo, tomando dél la cantidad que basta. Húyase del cardenillo como de la pestilencia, porque es su mayor enemigo; suélese oscurecer con el mesmo jalde quemado en una paleta de hierro sobre las brasas hasta ponerse corriente y de color de miel, y entonces está quemado y sirve en la segunda tinta, molido primero también a lágua, haciendo los más oscuros con ocre oscuro, o con sombra y almagra y, más oscuro con carmín y espalto. Haráse naranjado, o con el mesmo jalde quemado o revuelto con azarcón de la tierra, o con bermellón , en las tintas segundas ayudadas con las mesmos colores dichos. El jalde no se echa en l´agua: es de mar olor , dañoso a la cabeza y bástale ser veneno para huir de él.

Palomino describe como trabajar con el oropimento y molerlo:

Pero si el paño hubiere de ser anaranjado, se hará muy bien, añadiéndoles a los ocres un poco de azarcón bien molido; y a falta de él puede servir el bermellón, y ancorca; y en las últimas tintas, la tierra roja, sombra y carmín. Algunos hacen estos paños con el jalde, u oropimente quemado en una ampollita de vidrio, y después quebrantar la misma ampollita,y molerlo con ella con vino blanco, para que el vidrio le sirva de secante; y estando bien molido, hacerlo pastillitas como almendras, y guardarlo, y cuando se haya de gastar. Templarlo con el secante común; y para rebajarlo, valerse de la tierra roja, sombra, y carmín; y para los claros, o toques de luz, se usa del mismo oropimente sin quemar, mezclándole un poquito de azarcón; pero este color (como ya dijimos) no lo apruebo, por tener tantas condiciones, y tanta facilidad en tomarse , de suerte, que se vuelve negro; aunque esto se puede remediar barnizándole. Así que esté seco.

El tratado de Riffault dice:

Oropimente ó sulfuro de arsénico (combinación del arsénico y el azufre). Esta sustancia mineral, llamada así por su hermoso color amarillo, se halla aunque rara vez, en la naturaleza; se compone de arsénico y el azufre en diferentes proporciones, lo cual hace variar su color. Puede obtenerse por la sublimación de una mezcla de arsénico y azufre á un grado de calor inferior al que se necesita para efectuar la fusión; el oropimente natural se distingue del artificial en que el primero se presenta en láminas ú hojuelas: se halla tambien adherido á la superficie de las minas de Hungría, en Transilvania & c., y en gran parte de Oriente.


Amarillo de cromo, cromato de plomo, de París, de oro: PbCrO4. Descubierto en 1797 por el químico Vauquelin, tras encontrar el cromo en el plomo rojo de Siberia. Antiguamente se obtenía de la siguiente manera: Se pulveriza con cuidado en un mortero de fundición, y se pasa por un tamiz, rápidamente se mezcla con un peso de nitrato igual al suyo. Se introduce esta mezcla en un crisol, lleno hasta tres cuartas partes. Tapándolo se calienta poco a poco hasta que tome un color rojo fuerte, que ocurre en un tiempo aproximado de media hora. Después de realizada la calcinación, se retira el crisol del fuego, se deja enfriar, y se trata por el agua la materia amarilla, porosa y medio fundida que contiene; para esto debemos romper el crisol, poniendo los pedazos en una cacerola de cobre con la materia reducida a polvo. Se echa diez o doce veces tanta agua como cantidad que hay de materia, se hace hervir por un cuarto de hora y después se deja reposar, se filtra y se hace hervir nueva agua sobre el residuo hasta que no la tiña de amarillo. Se purifica cristalizándolo muchas veces, después de lo cual se disuelve en suficiente cantidad de agua, echándolo gradualmente en una disolución de acetato de plomo, que después de lavarlo se presentan en pequeños trozos. Por medio del cromato de potasa se obtiene casi todos los demás cromatos.

StumbleUpon.com

Facebook

Perfil de Facebook de Antonio Sánchez-Barriga