domingo, 29 de noviembre de 2009

Los pigmentos: Rojos I


Robert Campin

Rojos.-
Rojos naturales y artificiales, orgánicos e inorgánicos, como el minio, cinabrio o bermellón, o el cadmio; orgánicos, como la laca de Alizarina, Cochinilla, sangre de Drago, etc.

El rojo de cinabrio, Púrpura, bermellón: Es uno de los más antiguos, compuesto por el sulfuro de mercurio y se utilizaba en las pinturas murales de Pompeya, aunque se conocen pinturas más antiguas chinas, se altera ennegreciéndose con el tiempo, por lo que se protegía con barniz o ceras.

Vitrubio lo describe de la siguiente manera, Capítulo VIII, Libro VII:

39. Explicaremos ahora las calidades del bermellón. Hallóse la primera vez, según dicen, en los campos de Efeso que llaman Cilbianos. Su preparación y cicunstancias son maravillosas. Sacan una gleba , que antes de ser bermellon con las preparaciones, se llama anthrax, cuya vena es de un color mas roxo que el hierro, y tiene á todo su rededor un polvo colorado. Quando se saca la gleba, de todas las partes que la cortó la herramienta, destila cantidad de gotas de azogue, que recogen luego los mineros. Conducidas las glebas al laboratorio, por estar húmedas, las meten en un horno para que se enxuguen, y una niebla que saca de ellas el calor, se sienta sobre el suelo del horno, y se halla ser azogue. Sacadas las glebas, como la gota del azogue es menuda, y no puede cogerse, barren el horno, y meten las barreduras en un vaso con agua, donde se mezclan y juntan en uno las gotas de azogue.

Capítulo IX: de la elaboracion del bermellon

42. Vuelvo ahora al modo de laborar el bermellon. Secas que esten las referidas glebas, se machacan en morteros de hierro, y lavando los polvos y secandolos repetidas veces, se hace que salga el color. Separadas estas cosas, pierde el bermellon la natural rigidez que le causaba el azogue, y se vuelve tierno y suave. Empleado este color en los enlucidos de las viviendas, permanece sin menos cabo; pero en parajes abiertos, como peristilos, exédras y otros semejantes, adonde penetrar los reflexos y rayos de sol y luna, tocado de ellos, se vicia, pierde su viveza, y se vuelve negro. Asi, habiendo el escribano Faberio, entre otros muchos, querido enlucir con elegancia su casa en el Aventino, empleó el bermellon en las paredes del peristilo; pero á un mes de executardo, se transfomó en un color feo y desigual, de manera que tuvo que hacerlo de nuevo con otros colores

43. Pero si otro mas experto quisiere que el bermellon retenga su color en el enlucido, quando la pared estuviere ya pintada y enxuta se la dará con brocha un baño de cera Púnica derretida al fuego con un poco de aceyte. Luego poniendo fuego en un braserillo de hierro, se irá llevando con destreza cerca de la cera, obligandola a sudar é igualarse. Finalmente se estregará con una candela, y con pedazos de trapo limpio, como se hace con las estatuas de marmol desnudas. Esta operación en Griego se llama caysis. De este modo la mano de cera Púnica no dexará que los reflexos de la luna, ni los rayos del sol chupen el color de las paredes pintadas.

44. Las oficinas del bermellon que antes estaban en las minas de Efeso, ahora se han trasladado á Roma, por haberse hallado venas del mismo en España, de donde se traen las glebas, y se trabajan aquí por los asentistas . Estas oficinas estan entre el Templo de Flora y el de Quirino. Suele adulterarse el bermellon mezclandole cal; y para probar si lo está, se obrará asi: tomese una plancha de hierro con un poco de bermellon encima, y pongase al fuego hasta que la plancha se haga asqua: cuando el color del encendido se mudare en oscuro, retirese la plancha de la lumbre; y si despues de frio recobrare su color natural, denotará ser puro; pero si quedare negro, indica estar adulterado.

Dioscórides nos relata sobre el cinabrio.

94 El cinabrio

Algunos piensan equivocados que el cinabrio es el mis¬mo que el llamado «minio»; pues el minio se hace en Iberia de cierta piedra mezclada con arena argentífera, el cual no se conoce de otra manera; en el crisol cambia a un color muy florido y muy ardiente. Tiene en las minas una exhalación sofocante; los del lugar se ponen en los rostros unas vejigas para poder mirar y no respirar el aire.
Lo usan los pintores para los adornos muy lujosos de las paredes. El cinabrio se trae de Libia. Se vende en cantidad tan pequeña, que apenas les basta a los pintores para la va¬riación de las líneas. Es de color intenso, por lo que algunos pensaron que era sangre de dragón.
El cinabrio tiene la misma virtud que la piedra hematites, siendo conveniente para los remedios oftálmicos, pe¬ro con mayor eficacia, pues es más estíptico, por lo cual también restaña la sangre y, aplicado con cerato, cura las que¬maduras de fuego y exantemas.

95 El mercurio

También el mercurio se hace a partir del llamado minio, abusivamente llamado también cinabrio . Poniendo en una cazuela de barro un cuenco de hierro que tenga minio, lo cubren con un jarro que recubren alrededor con ba¬rro. Después, lo someten a las brasas. El hollín que se adhie¬re al jarro, rayéndolo es el mercurio.
Se encuentra asimismo en las minas donde se extrae la plata, cuajado en los techos, como estalactitas. Algunos dicen que el mercurio, por sí solo, se halla en las minas. Se guarda en vasos de vidrio o de plomo o de estaño o de plata, pues corroe cualquier otra materia y desaparece.
Si se bebe, tiene virtud destructiva; con su peso devora los intestinos. Se socorre contra él con mucha leche bebida y vomitada o con vino de ajenjo o con semilla de apio o de hormino o con orégano o con hisopo bebido con vino.

Pablo de Céspedes en Carta sobre la Pintura a Francisco Pacheco año de 1608, dice sobre el bermellón de los antiguos:

Tal suerte de pintura vi yo en el estudio de Tomao del Caballero, ilustre romano, en un vaso antiguo de barro, bien grande, labrado el vientre de follages, y alrededor del cuello estaba Troya en figura de una grave matrona y puestospor órden aquellos héroes que asistieron en aquella guerra, con unas letras griegas en que cada uno tenía su nombre…
Para que fuesen las pinturas de aquellos tiempos á temple es menester saber que había dos suertes de colores: unas floridas y otras austeras. Las floridas era obligado á dar al pintor el señor de la obra, por se muy costosas. Las austeras ponia al pintor de su casa. Entre las floridas entraba el minio, color de muy gran precio, que corresponde aá nuestro bermellon, excepto que era aquel natural y el nuestro es artificial. Dice, pues Plinio que para hurtar del minio el pintor,aunque estuviese el dueño presente, que hartaba bien de minio el pincel, y luego lo lavaba en la maceta del agua, como que hubiese de tomar otro color con el mismo pincel, y á muchas de estas hallaba el minio asentado en el fondo donde le cogia despues.

Se obtiene uniendo mercurio y azufre en un recipiente especial tipo ampolla que tiene una capa interna de clara de huevo y viruta de hierro, después de un calentamiento a fuego lento, se tapaba el recipiente y se calentaba a más temperatura hasta que la mezcla se convertía en un rojo, después se dejaba enfriar. Se lavaba en agua hirviendo vertida en ceniza para eliminar el azufre liberado, y amasado lentamente. Se cree que el descubridor del método de cinabrio artificial fue el famoso alquimista árabe Abú-musá-Jabir-ibn-Hayan, conocido con el nombre latino de Geber y que le denominaba en árabe zinjarfr. Este método ya lo conocía Cennini y que también lo podemos encontrar en el Manuscrito Boloñés del siglo XV:

Ad faciendum cinabrium

Toma una parte de mercurio y dos partes de azufre amarillo, limpio y bien molido, luego ponlo todo en una garrafa y cúbrela ligeramente con barro; luego métela en un horno y aplica primero fuego suave y cubre la garrafa con una teja, y cuando veas salir humo amarillo,dejala en el fuego hasta que veas salir humo rojo bermellón. En ese momento retírala del fuego y cuando se enfríe encontrarás un hermoso cinabrio.

El bermellón que describe Palomino puede ser de dos clases artificial, el bermellón que se obtenía artificialmente y el natural. El primero es un color encarnado, el más hermoso, hecho por arte química, de azogue (mercurio), y azufre, calcinados juntos.


Lat. Cinnabaris. El bermellón mineral: color encarnado, de piedras de las minas de azogue: bueno para la pintura. Lat. Cynnabrium minerale

El cinabrio en estado nativo está en las minas de mercurio, siendo en este estado, dura, compacta, cristalina y muy roja. Su composición es de mercurio y azufre. Artificialmente se obtiene fundiendo en un crisol una parte de azufre, a la que se añade poco a poco cuatro partes de mercurio, agitando esta mezcla se combinan el azufre y el mercurio, dando origen a un sulfuro de mercurio o cinabrio de color violáceo oscuro, que sublimado se halla en la parte superior de la vasija una masa dura, formada por agujas largas de un hermoso color rojo, que han de pulverizarse.

Rosetta, Parisrot, laca de París: Grafito rojo para escribir que se obtiene un colorante orgánico de origen vegetal llamado Brasile.

Minio, Azarcón: Es un tetroxido de plomo y se obtiene por calentamiento del litargirio o del blanco de plomo a una temperatura de 480º C por unas horas, si se eleva la temperatura volverá a ser litargirio o amarillo por una reacción reversible. Palomino describe:

También se puede hacer minio o azarcón del albayalde, tomando la cantidad que se quisiere, y quebrantado meterlo dentro de un botecillo de vidrio bien tapado, y embarrado con estiercol, y tierra de alfareros; y de este modo se pondrá en un horno de vidrio al fuego de reverberio por una noche, y a la mañana quitarle, y dejarle enfriar, y se hallará el minio en toda perfección; bien que yo no lo he experimentado, y se podrá hacer la prueba en horno de pan.

El diccionario de Terreros define el azarcón:

Entre los Pintores, es el color oro mui encendido, y quemado. Lat. Color aureus: estos mismos llaman azarcón al minio, V.
Ceniza de color azul, que se saca del plomo, Fr. cendre de plomb brulé,Lat. Plumbum ustum. Danle el it. minio, V. y Vermellón, y Francios.


CONTINUARÁ

StumbleUpon.com

domingo, 1 de noviembre de 2009

Los pigmentos: Negros

IV estilo. Pompeyano

Negros.-


El negro se obtiene generalmente mezclando tres colores de la paleta: amarillo, rojo y azul, pero en el mercado se encuentra desde la antigüedad negros de origen animal, vegetal y mineral.

Negro marfil, negro de huesos, o negro de cuerno es un pigmento que se obtiene por calcinación de huesos que se le ha eliminado la gelatina con un hervor. Es un color que tiende al azul, teniendo las mismas propiedades que el negro de hueso. Estas clases de negro contienen una pequeña proporción de carbonato cálcico, alrededor del 6%, proporcionando un negro más intenso que los vegetales. El negro de humo, negro de lámpara, es un negro que se obtiene quemando grasas y aceites, se utiliza desde muy antiguo y es permanente, se obtiene acercando la llama que quema aceite de lino a una superficie fría, también se le denomina negro de aceite. Existen otros negros como el de vid; el de grafito que es un negro de plomo, o el negro manganeso que son menos utilizados en la actualidad.

Negro de vid: Se obtiene calcinando en vasos cerrados los sarmientos y tallos de la vid. Aquellos trozos que no están calcinados completamente sirven como carboncillo de dibujo. Los demás se trituran como pigmento. Vitrubio describe su obtención:

No hallandose á mano todas estas cosas, para que la obra no se detenga , se suplirá la necesidad en esta forma: quemense sarmientos, o rajas de tea: hechos ascuas, se apagan, y su carbón se muele en mortero junto con cola, y saldrá un negro no despreciable para los estucadores. Tambien hacen color negro de humo muy suave para enlucidos las heces de vino despues de enxutas tostadas en el horno, y molidas con cola: y quanto de mejor vino fueren, no solo se podra imitar dicho negro, sino tambien el índico.

Negro de humo: Se obtiene por la combustión de hidrocarburos, aceites resinas, etc. El mejor negro de humo es aquel que se obtiene por combustión del alcanfor. Vitrubio en el capítulo X del Libro VII nos dice respecto a su obtención:

Primeramente hablaré del negro (cuyo uso es indispensable en las obras) para que no se ignore su manufactura. Construyase un quartito semejante á un lacónico (sala circular con boveda, supongo que pequeña y parecida a los hornos de pan), y se enlucirá con estuco fino y exactamente bruñido. Delante de él se hace un hornillo, y en este cañón con boca á dicho laconico; y la del hornillo se tapa cuidadosamente para que no se exhale la llama. Metese resina en el hornillo, y el mismo fuego que la consume impele el hollín por el cañon al lacónico, en cuyas paredes y cúpula se pega. Recógese de alli, y parte le emplean los libreros para su tinta, amasandole con goma; y lo restante los enlucidores en las paredes, mezclandole con cola.

Lógicamente estamos definiendo el negro de humo pero seguramente no es descabellado recordar el atramentum en este caso. En la traducción de José Ortiz y Sanz escribe al pié de página:

Si este negro era para los recuadros que dixo Vitrubio hacia el fin del Num 20, como parece cierto, no se comprende como lo hacían tan lustrosos con solo el negro de humo. Tambien es cierto, que estos recuadros no pueden llamarse pintura al fresco, pues en ella no aprovecha el negro de humo; y asi consta aquí que se gastaba con cola, que es pintar al temple. Plinio 35, 6, pone toda la narrativa de Vitrubio sobreeste y demas negros.

Negro de lámpara: Se obtiene al quemar en una lámpara aceite.

Negro de carbón fósil, Pastel negro, Piedra negra, Tierra negra o Negro de carbón de tierra : Pigmento orgánico de origen natural constituido de carbón mineral.

Negro de carbón de leña, Negro de pino, negro de nueces: Pigmento orgánico de origen artificial, obtenido de la leña carbonizada.

Tierra negra, Tierra de Venecia: Color mineral, negro, y terroso, importantísimo para pintar al fresco, y temple. Es una creta especial de color negruzca, variedad del carbonato cálcico mezclado con hierro, manganeso y arcilla. También se utiliza para mezclarlo con otros colores negros más caros.

StumbleUpon.com

Facebook

Perfil de Facebook de Antonio Sánchez-Barriga