lunes, 13 de diciembre de 2010

Subida de los lienzos del pintor Alonso Cano en el Presbiterio de la Catedral de Granada


Enlace de mi último trabajo en la Catedral de Granada

StumbleUpon.com

domingo, 5 de diciembre de 2010

Preparar los colores y molerlos 2



Brueghel el viejo (Breda o Bree, c. 1525 - Bruselas, 9 de septiembre de 1569) Detalle de la Boda campesina (1568)

En el Archivo de Palacio de Madrid encontramos muchas referencias sobre los pintores y la necesidad de ayudantes para moler colores.Aquí uno de los numerosos ejemplos:

1748, septiembre 11. San lldefonso.
Informe del intendente Galiano del memorial presentado por Rusca a la Reina viuda, y comentario referente a la situación económica del Sitio.
AP SY leg. 16.

[memorial de Rusca:]

Al pittore Bartolomeo Rusca dal di che fù receuido col ariuo da Italia à questo Real Sitto le fù assegnato un gouine per molarli li colori, e sempre questo se le à mantenuto con diaria de cinque reali il giorno, e sendo questo tanto bisogneuole al pittore sia à dipingere a òlio sia à tempra e piu sia al fresco per attacare il papel per li disegni in grande, e per la prattica de conosere li colori e gouernare le cazzole e mantenerle fresche con aqua. E dipingendo al fresco le fara bisogno un muratore per darci houe dipingerà la calcina fresca ogni giorno è un peone per trasportare la calcina e l'aqua per bagnare houe si dipingera.

In quanto per que le tre medaglie che resta da dipingere nel quarto basso solo quando se le offrecera per dipingere al fresco per minor spesa.

Memoria per il bisogneuale per dipingere al pittore Rusca.

La preparación de los colores según el manual de Riffault dice:

Las sustancias de las que se sacan los colores son en general tierras, óxidos metálicos, o composiciones sólidas, y asi es evidente que no podrian estenderse ni aplicarse sobre todos objetos para fijarlas sino se pulverizasen de antemano: esto se consigue y se reducen á un polvo casi impalpable por medio de un instrumento que se compone de una tabla de granito de pórfido, ó de cualquiera otra piedra muy dura, y de una moleta de la misma naturaleza. Cuanto más dura sean la moleta y la tabla tanto mejor es el instrumento. La moleta debe tner la forma de un cono de base plana; ésta es la que pulveriza las materias. Cuando se quiere moler, ó porfirizar colores ó cualquiera otra sustancia se colocan sobre la tabla de pórfido y se trituran con la moleta. Como por el movimiento circular que se comuica á esta en la trituración se acaba por estender las sustancias sobre casi toda la superficie de la tabla, y hacerlas adhedir asi á esta superficie como á la de la moleta, es preciso separarla de tiempo en tiempo y reunirlas en el centro con un cuchillo largo y flexible de hierro ó de márfil; pero si esta operación se hiciese en seco se perderia gran cantidad de polvo de las sustancias coloreadas, por lo cual se ha recurrido al uso de líquido que pudiesen detener las particulas ligeras, divididas por la pulverización é impregnarlas de modo que se facilitase estrenderlas con el pincel. Teñidos asi estos líquidos con el color de las sustancias del que están impregandos y aplicándolos al objeto que se quiere pintar, le penetran, incorporan, fijan y mantienen el color.
El agua, la cola, la leche, el suero de la sangre, los aceites, la esencia de trementina y algunos barnices son los líquidos que se emplean para desleir los colores.
El agua sirve en la pintura para moler los colores, los lava, y separa las partes groseras que los ensucian, y asimismo los conserva. Este primer líquido dispone y clarifica las sustancias que deben molerse en aciete. Dicha agua debe ser pura, dulce y de rio, con preferencia á las de pozos, que son siempre crudas y caragadas de selenita (sulfato de cal), que descomponiéndose ó precipitándose perjudica al color.

StumbleUpon.com

sábado, 6 de noviembre de 2010

El Greco

El Greco rehabilitado un artículo del periódico El País

StumbleUpon.com

viernes, 1 de octubre de 2010

Catedral de Kingston en Jamaica

Un escrito que realicé para la WEB del IPCE del Ministerio de Cultura donde explico con detalles la intervención en las pinturas murales de la Catedral de Kingston en Jamaica

StumbleUpon.com

jueves, 2 de septiembre de 2010

Preparar los colores y molerlos




Preparar los colores y molerlos.-

Actualmente podemos encontrar numerosa bibliografía sobre pigmentos y su elaboración, pero en algunos no se definen su composición química, su estabilidad tanto física (luz, humedad, temperatura) y química ( inestabilidad a los ácidos, etc., así como su peso específico y su poder cubriente). Pero en la actualidad y desde que comenzó la era industrial, en el siglo XIX, los colores utilizados por los pintores se presentan comercialmente en una amplísima gama, todos perfectamente molidos y en tubos de estaño, pero anteriormente los colores eran molidos y preparados en los estudios de los maestros, por los aprendices o ayudantes. Esta era una operación importante. Ya que por el gasto y el valor de los pigmentos que se deben utilizar,algunos costosísimos, es de vital importancia el saber como y con qué se debe moler los colores.
Ahora veremos según algunos tratados el sistema que se debe realizar para preparar los colores y sus aglutinantes.

Antonio Palomino describe en el capítulo de los colores al óleo el método de moler, conservarlos y transportarlos:

Todos estos colores se muelen en la losa, desgranzándolos primero con la moleta, hasta hacerlos polvo, y echándolos el aceite de linaza, que hayan menester, de suerte, que ni estén duros, ni blandos, se van moliendo a porciones, recogiendo la color de rato en rato con el cuchillo, y lo que se reboza a la moleta, para que todo quede igualmente bien molido; porque si no lo está, ni la color empasta bien, ni cunde, ni da su legítimo color. El albayalde se suele también moler con agua, y echándole allí mismo el aceite, la despide, y se incorpora con él, y es muy bueno; y también se muele con aceite de nueces, para azules y blancos.

El modo de conservar estos colores, ya molidos a el óleo, es de dos maneras; porque unos se conservan en el agua, y otros sin ella. Los que se conservan metiendo las escudillas, donde están, en una cazuela o albornia de agua son: el albayalde, los ocres, tierra roja, y sombra; todos los demás aborrecen el agua, porque en ella se les sale el aceite, y se endurecen; y así de ordinario se tienen fuera de ella en sus salserillas, cubriéndolas con un papel aceitado, para que no reciban polvo, ni el papel (que ha de estar pegado a ellas) les chupe el aceite.

Pero el mejor modo de conservar epecialmente estos colores, que no admiten el agua, es, encerrándolos en vejigas, o zurroncillos, que fácilmente se hacen de tripas de vaca, teniéndolas, como las veden, henchidas de aire, para que se sequen , y no se corrompan; y cortando el pedazo, que pareciere suficiente para la cantidad de color, que se ha de encerrar en él, se echa en agua, y estando humedecido se ata muy bien por el un extremo; y por el otro se va echando la color con el cuchillo; y en estando toda bien asentada en el zurroncilo, se ata por el otro extremo; y de esta suerte se guarda, y conserva la color sin engrasarse, ni recibir polvo, ni hacer hollejos; y en siendo menester sacar alguna, se le hace una cisura, como sangría, y apretando la vejiga, sale la cantidad de color que se quiere; y así se prosigue, hasta que se apura, y es el único, y mejor medio para conservarlas, y aun para transportarlas todas molidas, para algunas obras de fuera, por no llevar piedra de moler, o en tanto que se busca.

Para moler los colores se utiliza la piedra de moler o moleta, que se compone de una tabla de granito, de mármol ó de cualquier piedra dura, y la llamada moleta generalmente del mismo material. Cuanto más dura eran la tabla y la moleta mejor es el instrumento. La moleta tiene forma de cono con base plana. Se coloca el color en la tabla y con la moleta sobre esta, se va triturando con movimientos cortos y giratorios. El color se extiende en ambas piedras y con un cuchillo largo de hierro o marfil, de vez en cuando, se separa de la piedra y se vuelve a reunir en el centro. Si se realiza en seco se perdería mucho color, luego se debe recurrir a líquidos, como el agua, cola, leche, suero, aceite, barniz o trementina, para retener las partículas. Según el tipo de color se debe conservar en el líquido adecuado.
Armenini nos dice:

Es constumbre que muchos prácticos maestros dedicar grandísima atención a triturar los colores, y ciertamente no es un asunto de tomar a broma, pues menester que la piedra sobre la cual se muelan sea limpiada cada vez que se quiera quitar uno y poner otro, lo cual se hace con miga de pan.

Turquet de Mayerne lo describe de la siguiente manera:

El blanco de plomo mejor es aquél que se rompa fácilmente, en escamas muy blancas. En la Cerusa común, tiene la mitad de creta. Molida impalpablemente con aceite de lino, meterlo en un pequeño vaso de barro barnizado y dejarlo siempre con el agua por encima, cambiándola cada cuatro días.
El negro de humo se mezcla con el cuchillo sobre la paleta en la cantidad que se necesite. Para hacerlo secar es necesaria añadirle un poco de tierra de sombra con aceite de lino.
La ceniza o el esmalte se deben mezclar suavemente sobre la paleta con aceite de nueces. Si se muele mucho, al secarse se ennegrece.
El Massicot se debe moler suavemente sobre el mármol cuando esté demasiado grueso, es decir, (cuando está hecho), para hacer el verde y para realzar los árboles en el paisaje. Sin embargo, cuando es bueno y bastante fino, es necesario ayudarse con el aceite de lino. Meterlo en el agua.
El schitgeel, molerlo con aceite de lino y no meterlo en el agua. Este color, como la laca, no resiste ni al aire ni a la lluvía, se extiende, se descolora y se va.
El ocre amarillo con aceite de lino no meterlo en el agua, sino se descolora igualmente si una gota de agua le cae encima.
El ocre de Italia se pude meter en agua, una vez tostada hace un rojo amarronado muy bello, intermedio entre el Braunrot común y la laca.
El minio se ha elegido el más bello, el más delicado, y se ha molido muy ligeramente sobre la piedra con el aceite de lino. Si se muele demasiado el color se pierde y se empalidece. Mterlo en el agua, no muere nunca.
El bermellón se debe ante todo moler en agua, después poner a a secar sobre Creta que absorbe el agua, cuando se quiere servir se debe mezclar sobre la paleta con aceite de lino. Se puede meter en el agua.
El braunrot se muele con aceite de lino y se conserva en el agua.
La laca se muele muy fuerte con aceite de lino para que sea muy fino; no se mete en el agua. Para secar se le añade un poco de vidrio fragmentado impalpablemente.
La tierra de sombra se usaba tostada y ahora es marrón y rosácea, y no tostada, según la voluntad del operador. Se muele con aceite de lino y se mete en el agua.

StumbleUpon.com

domingo, 4 de julio de 2010

Los Pigmentos: Los Verdes VI









Palomino escribe la obtención del cardenillo de la siguiente manera:

No es de omitir la manufactura del cardenillo, (que en algunas partes llaman verdete), el cual se hace de chapas de cobre grandes, según la cantidad que se quisiere hacer, y se ponen con mosto que esté cociendo, y en la forma que dijimos del albayalde; bien que la vasija pude ser algún barril o cubo de madera, y bien tapado, y embarrado, dejarlo estar así por diez dias y depués abrirlo, y sacar las láminas o chapas, rasparles el orín verde, y volverlas a poner una, y otra vez, haciendo lo mismo, hasta que se consuma; pero, se advierte que después del primer extracto se le ha de añadir un poco de vinagre fuerte: y aún otros lo hacen con solo el vinagre en la conformidad que dijimos del albayalde. Después se junta todo y con vinagre se le da un repaso en la losa, y hecho una masa blanda se echa en unas vejigas de vaca, y así se deja secar y se guarda.
Otros echan gran cantidad de limaduras de cobre en vinagre, en cantidad que las cubra bien; y puesto así en una vasija vidriada, y embarrada, lo dejan entre estiercol por quince o veinte dias, y después lo hallan todo convertido en cardenillo; y se les ha quedado algo se lo apuran y guardan lo demás como se ha dicho, y sin necesitar de molerlo, estando todo igualmente transmutado, que si no será meneter añadirle vinagre muy fuerte, y después de removerlo todo muy bien volverlo a tapar y cubrir como se dijo; y pasados otros quince dias abrir la vasija, y recogerlo.

Reffault nos dice:

Esta sustancia se prepara tratando el cardenillo por el vinagre. Esta operación se hace tambien en grande en Montpellier, según dice Mr. Chapal. Algunos hombres que se llaman recolectores (leveurs) recogen el cardenillo en todas las casas de los particulares que lo fabrican, y le llevan á los establecimientos en que se hace el verdete. Alli lo disuelven en caliente en vinagre, se concentra convenientemente el líquido y se echa en vasijas, en que cristaliza por enfriamiento; para facilitar la cristalización se introducen ordinariamente unos palos verticales, hendidos en cuatro pedazos casi en toda su longitud; sobre estos palos se precipita el verdete (ó acetato de deutóxido de cobre) en prismas romboidales, algunas veces muy regulares y de mucho volúmen.
Escogiendo los cristales mas ricos en color, y disolviéndolos en agua ligeramente alcalina, se forma el líquido conocido bajo el nombre de verde de agua que se emplea para la aguada de los planos.

Resinato de cobre: Son sales de cobre mezclada con trementina de Venecia o resina de pino, se torna negro amarronado por oxidación de los componentes organicos que están en la capa pictórica. Es soluble en numerosos disolventes orgánicos: benceno, cloroformo, white spirit, etc,. Mayerne describe un verde que puede ser el resinato de cobre, ya que por su composición podría serlo:

Para hacer un bello color de Esmeralda para colorear piedra falsa

Es necesario coger el verderame más reciente y molerl entre dos papeles, después coger también la trementina de Venecia y mezclarlo todo en un vaso de vidrio calentado un poco sobre el fuego que se encontrará en un hornillo, y una vez pasado, es necesario ponerle u poquito de tierra merita, que desmenuzareis dentro mezclándole un poco de aceite de espliego; una vez que todo el compuesto está incorporado es necesario pasarlo nuevamente por un tafetán o una estofa de seda fina al calor del fuego, colando gota a gota en un vaso de vidrio bien limpio, y si el color resulta demasiado fresco una vez pasado, es necesariococerlo sobre el fuego largo tiempo sin calentarlo demasiado deprisa para evitar el quemarlo, y si es demasido duro o seco, es necesario añadirle más aceite de espliego fundiendolo de nuevo, y de esta manera lo harás del tipo que se desea, sea para el verano como para el invierno.

Verde Vejiga, Verde Spincervino, Succo de la bacche merule: Colorante orgánico de origen vegetal extraído del fruto del Rhamnus cathartica. Se le conoce con este sobrenombre porque se vendía dentro de la vejiga de cerdo. Palomino lo describe:

Color verde obscuro, hecho de hiel de vaca, y otros ingredientes: bueno para iluminaciones. Véndese siempre dentro de vejiga, de donde toma su nombre.

Riffault lo describe:

Se ha dado este nombre al hermoso color verde que se usa en la pintura, porque en su preparación se cuelga en las chimeneas ú otro sitio caliente metido en vejigas de cerdo ó de buey para que se endurezca y conserve.
Este verde se hace con el fruto de un arbusto llamado espino serval ó cambronera. Se cogen las vayas cuando estan negras y maduras ; se prensa para sacar el jugo, que es viscoso y negro, y se le hace evaporar á fuego lento como se ha dicho: se añade en seguida un poco de alumbre disuelto en agua, y agua de cal. Para dar á esta sustancia un color mas subido y hermoso, se continua un fuego lento bajo el líquido hasta que tome sustancia de miel. Se emplea ordinariamente el verde vejiga para pintar abanicos, y para las aguadas de los planos, debiendo elegirse duro, compacto, bastante pesado, y de un verde hermoso.

Oxido de Cromo, Viridian: Pigmento inorgánico artificial, se descubrió en la mitad del siglo XVIII. Se presenta opaco como un oxido de cromo, obtenido calcinando una mezcla de bicarbonato de potasio con ácido bórico; y una segunda transparente que es un óxido de cromo hidratado obtenido por reacción entre un carbonato alcalino y ácido bórico.

Verde esmeralda, Verde Veronés, Verde de París: Pigmento inorgánico artificial, fabricado en Alemania en 1814, es un acetato y arseniato de cobre. Se prepara calentando y haciendo precipitar una mezcla de cobre, ácido acético, arsénico blanco y carbonato de sodio.

Verde de Cobalto, verde de zinc: Pigmento inorgánico artificial descubierto a principios del siglo XIX, es un oxido de cobalto y de zinc. Se prepara añadiendo a una pasta de oxido de zinc y agua una solución de una sal de cobalto.

Urchilla: Color morado que describe Palomino.

StumbleUpon.com

domingo, 23 de mayo de 2010

Los pigmentos: VERDES V


1501-1525 Libro de Horas, por Simon Bening, Rouen BM


Verdes


Malaquita, Verde tierra, Verde montaña, Azul verde, Verde alemán, Crisocola, Cœruleo, Berggrün, Ongaro, Verde de mina: Pigmento inorgánico generalmente natural, es un carbonato básico de cobre. Aunque he incluido la Criscola por ser parecida a la malaquita, se diferencia por se extraída de cobre español, es un silicato de cobre hidratado, en el siglo XVIII se confundía con el bol armenico.

Dioscórides describe la crisocola de la siguiente manera:

89 La crisocola

La crisocola que se tiene por mejor es la de Armenia, de color muy verde. Ocupa el segundo lugar la de Macedonia, después la de Chipre, y de ésta hay que elegir la pura y des¬echar la llena de tierra y de piedras.
La crisocola debe lavarse así: una vez molida, échala en un mortero y, derramando agua encima, frótala intensamen¬te con la palma de la mano contra el mortero. Luego, deján¬dola posarse, cuélala. Echando otra agua, májala de nuevo. Haz esto alternativamente, hasta que se vuelva limpia y pu¬ra.. Entonces, secándola al sol, guárdala y úsala.
Si quieres quemarla, hazlo del siguiente modo: majando suficiente cantidad de ella, ponla en una sartén y, colocán¬dola sobre las brasas, haz las demás cosas, como se ha dicho en los precedentes.
La crisocola tiene virtud detersiva de las encías, represi¬va de los sarcomas y purificativa, estíptica y calorífica, corruptiva suave con un tanto de mordicación. Es también de los poderes que provocan vómito y que aniquilan.


Tierra verde, Tierra de Verona, Bol verde de Italia: Pigmento inorgánico natural compuesto de dos minerales la glauconita y la celadonita, que es un silicato hidratado de hierro, magnesio, aluminio y potasio.

Verdigris,Cardenillo, Verdete, Verderame, Aerugo, Verde de Montpellier, Verde de Grecia, Verdetto, Verde destilado: Pigmento inorgánico artificial, es un acetato básico de cobre, en España un hidroxiacetato de cobre, según las numerosas variantes que existen. La prolongada exposición de planchas de cobre a los vapores de vinagre que provienen de ánforas de terracota inmersas en fango o en mosto. Leonardo da Vinci que lo mezclaba con un aceite purísimo, dice de él: como el verderame es un color capaz de cambiar si no se barnizaba rápidamente. Según algunos análisis, se ha comprobado que en la pintura antigua, al ser el verdigris poco cubriente, se mezclaba con albayalde y giallorino. De tal manera que el poder cubriente de esta mezcla substituyese la excesiva transparencia del verdigris. Después se aplicaba una veladura de otro verdigris mezclado con una óleo-resina, que con el tiempo se tornaba oscura. En tiempos posteriores el verdigris se le aplicaba una veladura final de betún, que en las limpiezas se eliminan fácilmente. Algunos restauradores eliminan esta veladura final de asfalto creyendo que el verde resplandeciente es su color, para después velarlo a su gusto. Cuestión que no se debe realizar como es lógico.

Dioscórides comenta sobre el cardenillo:

79 El cardenillo raído

El cardenillo raído se prepara así: en un barril u otro recipiente semejante vierte vinagre muy acre y por encima un recipiente de cobre invertido; es bueno si es abovedado; si no, que tenga al menos llano e igual el fondo, que esté limpio y que no tenga respiradero; diez días después, quitando la tapa, ráele el cardenillo que le ha atacado. O haciendo de cobre una lámina, cuélgala dentro del recipiente, de modo que no toque el vinagre, y la raerás después de los mismos dias.
O bien, en el orujo no reciente, que está agrio, oculta un trozo o una lámina o muchas y ráelas igualmente. Es posible hacerlo también de las limaduras de cobre o de sus láminas, entre las que suelen batirse los panes de oro, si se les rocía con vinagre y se les remueve tres o cuatro veces al día, hasta que se cubran perfectamente de cardenillo.
Dicen que el cardenillo se engendra también en las minas de Chipre. Una clase florece sobre ciertas piedras, otra destila de una caverna en los días caniculares. El primero es poca cantidad y buenísimo. El que destila de la caverna es abundante y de buen color; es inferior por estar mezclado con muchas piedrecitas.
Se falsifica con otras muchas mezclas, pero principalmente con éstas: unos, con piedra pómez; otros, con mármol; otros, con caparrosa. Conoceremos la piedra pómez y el mármol, mojando el dedo pulgar de la mano izquierda y frotando sobre él con el de la otra mano un poco de cardenillo; pues sucede que el cardenillo se disuelve, mientras el de piedra pómez y el de mármol permanecen sin disolver y, finalmente, se vuelven blancos por la excesiva fricción y por la mezcla del líquido.
Por otro lado, se conoce asimismo por la presión de los dientes: si se tritura, el no mezclado cede y no es áspero. En cambio, el de caparrosa se comprueba con el fuego: si se esparce el cardenillo así falsificado sobre una lámina o so¬bre un trozo de barro cocido y se coloca sobre ceniza calien¬te o sobre las brasas, el que tiene mezcla de caparrosa cam¬bia y enrojece, porque ésta tiene por naturaleza tal color cuando se quema.
Del llamado cardenillo vermicular hay dos clases: uno es extraído, otro se prepara así: en un mortero de cobre de Chipre, con una mano también de cobre, echa media cotila de vinagre blanco y acre, frótalo hasta que tome cuerpo de engrudo. Después, échale dentro cuatro dracmas de alumbre redondo y sal de mina transparente o sal de mar lo más blanca posible y maciza; si no la hay, igual cantidad de ni¬tro. Después májalo al sol, en los días caniculares, hasta que se vuelva del color del cardenillo y tenga una suspensión rugosa; y así, dándole forma de gusanillos, semejantes a los de Rodas, guárdalo.
Se hace muy eficaz y de buen color si le pones una parte de vinagre y dos partes de orina de niño y, en lo demás, como ha quedado dicho. Algunos, mezclando con goma el cardenillo raído, le dan forma de pastillas y lo venden, el cual debe reprobarse por malo. Hay un cardenillo que los plateros hacen en almirez de cobre de Chipre y mano del mismo metal y además con orina de niño, con el cual suel¬dan el oro.
Los cardenillos antedichos son análogos en virtud comúnmente al cobre quemado, aunque más fuertes en eficacia. Pero se ha de saber que aquel cardenillo vermicular, que sale de la mina, destaca sobre los otros, siguiéndole el raído y después el preparado artificial, aunque es más mordaz y más estíptico. El de los plateros es análogo al raído.
Toda clase de cardenillo tiene virtud de apretar, calentar, limpiar y adelgazar las cicatrices de los ojos, provocar las lágrimas, atajar las llagas corruptivas, preservar las heridas sin inflamación; con aceite y con cera, de cicatrizar las llagas antiguas. Cocidos con miel, extirpan los callos y limpian la impureza de las llagas.
Mezclados con amoniaco en los colirios, consumen las fistulas y sus durezas callosas. Son útiles también contra las hinchazones y excrecencias de las encías. Aplicados en unción con miel, adelgazan los párpedos hinchados; se debe pasar una esponja con agua caliente después de la unción. Mezclados con resina trementina con cobre o con nitro, extirpan las lepras.
Se debe quemar cualquier tipo de cardenillo así: moliéndolo en partículas diminutas y poniéndolo en una cazuela de barro sobre las brasas de fuego, muévelo hasta ya cambiando y tome color ceniciento. Después, una vez enfriado, guárdalo y úsalo. Algunos lo queman en una olla de barro no cocido, según el modo antedicho. No siempre que se quema cambia al mismo color.


Pacheco cuando describe los colores verdes comenta:

Los verdes labran algunos con blanco y negro a olio y después lo bañan con cardenillo moliéndolo primero en la agua con vinagre y unas hojas, o cogollos de ruda (Covarrubias dice que la solían comer los pintores porque agudiza la vista), colado por tela de retazo y, después de seco, molido, como se ha dicho, a olio; y suelen , después de bañado la primera vez, volverlo a oscurecer y tornarlo a bañar echándole un poco de barniz, y queda muy lucido. Otras veces se labra con el cardenillo y blanco y se trasflora, con el mismo cardenillo; y otros echan al blanco un poquito de genuli que no esté muy amarillo, y labran con esto y el cardenillo y, despues, lo bañan.

StumbleUpon.com

sábado, 24 de abril de 2010

Pigmentos azules:IV parte


1495-1498 Leonardo da Vinci La Santa Cena- Detalle de San Mateo

Esmalte, Esmalte de Flandes, Manten, Smaltino, azul de Sajonia, azul imperial, vidrio de cobalto: Pigmento inorgánico obtenido artificialmente moliendo pasta vitrea coloreada de azul mediante fusión con el mineral esmaltite, que está constituido por arseniuro de cobalto, se vendía en tres calidades, F (fino) o azul real, M (medio), y O (ordinario). Esta frita de azul cobalto se realiza de forma muy parecida a la obtención del azul egipcio. Fue descubierto en el siglo XVI por un trabajador del vidrio y vendido a los ingleses el secreto de su fabricación, por lo que era Sajonia el único país que lo fabricaba. Existe una descripción de Riffault que como en los otros casos son métodos del siglo XIX, pero sabemos que el esmalte se utiliza en Europa Central desde el siglo XV con los primitivos flamencos.

Riffault dice así:

En general se da este nombre á un hermoso azul celeste, yasimismo los de esmalte y vidrio de cobalto, porque se prepara con este metal; en Sajonia y en Austria se procede del modo siguiente: despues de entresacar el mineral de cobalto, se concuasa, se pulveriza y tamiza, se lava, se tuesta en un horno reverbero, y se transforman asi sus principios, á saber: el azufre en gas sulfuroso, que se desprende; el arsénico en deutóxido, que se sublima y condensa en la chimenea que termina el horno; y el cobalto y el hierro en oxidos, que quedan en el suelo del horno. Luego que está tostado el mineral se tamiza de nuevo por una criba; se pulveriza, se mezcla con dos ó tres veces su peso de arena pura, y con casi otra tanta potasa, y se espone esta mezcla en crisoles á la accion de una temperatura elevada; al cabo de cierto tiempo resulta un vidrio azul, llamado esmalte, el cual se echa caliente en agua: este vidrio pulverizado es el que constituye el azul de esmalte. Esta última operación se hace poniendo el esmalte pulverizado en toneles llenos de agua, agitando y decantando el líquido. Cuanto mas tiempo pasa desde que se agita hasta que se decanta, mas fino es el color, y es por otra parte tanto mas intenso cuanto mayor cantidad tiene de cobalto y menos de oxido de hierro.

Azul de cobalto, azul de Thénard, azul de Schveeberg, vidrio de cobalto: Fabricado en 1802, es un aluminato de cobalto ó oxido de aluminio y cobalto. Se obtiene combinando arseniato o fosfato de cobalto con aluminio mediante calcinación.

Riffault en su tratado nos dice:

La preparación del azul de cobalto se hace, según Thenard, del modo siguiente: se trata con el auxilio del calor la mina de cobalto de Tuneberg (en Suecia), tostada, por un esceso de ácido nítrico diluido; se evapora la disolución casi hasta sequedad; se calienta el resíduo con agua; se filtra el líquido para separar cierta cantidad de arseniato de hierro (combinación del ácido arsénico con el hierro), que se precipita; entonces se echa una disolución de sub-fosfato de sosa (combinación del ácido fosfórico y la sosa con esceso de esta base), y se consigue un precipitado violado de sub-fosfato de cobalto.
Despues de lavado este precipitado, reunido en un filtro, y cuando está todavia en forma de jalea, se toma una parte de él, la cual se mezcla muy exactamente con ocho partes de hidrato de alúmina, ó alúmina en el mismo estado de jalea. Se reconocerá que la mezcla está bien hecha cuando tenga toda un color uniforme, y no se observen partículas de fosfato aislado; en este estado se pone á secar en una estufa ó en un horno, y luego que esté bastante seca, en términos que se presente quebradiza, se calcinará en un crisol de barro ordinario. Para esto se llenará el crisol, y se le pondrá su tapadera, calentándolo poco á poco hasta el rojo cereza, y se mantendrá por media hora á este grado de calor; en seguida se retira el crisol, y se halla un hermoso color azul, que se conserva en un frasco.

Azul de Prusia, azul de Berlín, Azul de París, Azul de Sajonia, Azul Chino : Fe7 Cy18 . Es un ferricianuro férrico, que se descubre en Berlín en 1704 causalmente por el tintorero Diesback, al manipular un aceite animal que se iba a utilizar para un estudio medicinal fue erróneamente destilado en potasa y reutilizada para la preparación de una laca roja. El tintorero consiguió potasa del químico Dippel, un fabricante de productos químicos, para precipitarla sobre una cocción de cochinilla, alumbre y sulfato de hierro. En vez de obtener un precipitado blanco, se encontró con un color turquesa. Preguntó rápidamente a Dippel que había sucedido, y este recordó que la potasa vendida había estado anteriormente calentada con sangre que primeramente había servido para otras preparaciones. En el tratado de Riffault se define de la siguiente manera:

Se ha llamado así este color, porque se descubrió accidentalmente en Berlín por Dierback, fabricante de colores de aquella ciudad, y Dippel, farmaceútico en la misma. El método de preparar este color permaneció oculto por más de veinte años: en aquella época y posteriormente hicieron los químicos multiplicadas investigaciones sobre esta sustancia, cuya naturaleza no se conoce todavía perfectamente, ó a lo menos no están los químicos acordes sobre ella: sin embargo, por muchas consideraciones se mira hoy el azul de Prusia como un hidrocianato ferruginoso de potasa, es decir, como una combinación de ácido hidrociánico (prúsico) de potasa y de hierro.

El azul de Prusia, color que resulta de la union del ácido prúsico con la potasa y el hierro, no existe en la naturaleza: se prepara en las artes, según un método que describe Mr. Thenard, del modo siguiente: Se hace una mezcla de partes iguales de potasa del comercio, y de una materia animal, que comunmente es sangre de vaca, seca de antemano, y se calcina la mezcla hasta que quede pastosa, lo cual no se verifica sino á la temperatura roja; entonces se echa por partes en doce ó quince veces su peso de agua, se deslíe, y se deja en el agua por media hora, removiéndola de cuando en cuando, despues de la cual se filtra el líquido por un lienzo, y agitándolo con un palo, se echa en dicho líquido agua en que se han disuelto dos partes de alumbre y una de sulfato de hierro del comercio; hay efervescencia y formación de un precipitado muy abundante. Luego que el líquido no se enturbia por el alumbre y el sulfato de hierro se dejan de añadir estas sales. El precipitado se lava en seguida por decantacion con gran cantidad de agua limpia, la cual se renueva cada doce horas. Por este medio pasa sucesivamente del pardo negruzco al pardo verdoso, de este al pardo azulado, y de este a un azul mas pronunciado, y en fin , á un azul muy subido. Luego que el precipitado está muy azul, lo cual no se verifica hasta los veinte ó veinte y cinco dias de continuo lavado, se recoge y pone á escurrir en un lienzo; por último se parte en pedazos cúbicos, se pone á secar, y se introducen el comercio.

StumbleUpon.com

domingo, 21 de marzo de 2010

Los pigmentos: el Azul (III parte)




Azul ultramar natural, Lapislázuli, Lazurium-Lazurblau, Blu de segunda agua, Caeruleum Scyticum, Sapphirus:

Pigmento inorgánico de origen natural obtenido del lapizlázuli, que es una piedra opaca de un color azul oscuro. Químicamente consiste en un silicato de aluminio y sodio, parecido al feldespato, junto a sulfuro sódico. Ya Plinio la describe con el nombre de sapphirus. Es un pigmento que se utiliza desde la antigüedad, ya los egipcios lo usaron en gran cantidad, ya que se han encontrado numerosos objetos realizados con este material como en joyería, pequeñas estatuas y vasos. Sin embargo, no se tiene constancia que se utilizase mucho como pigmento en pintura.

En las minas explotadas por los egipcios se cree que el mineral era extraído cerca del Oasis Kharga o de Punt en Abisinia. Los mercaderes persas ya traficaban con él y lo llamaban lazgüad, confundiéndolo con la turquesa. Marco Polo lo describe en el siglo XIII y comenta que el lapislázuli sale de Badakshan, un lugar que está en Afghanistan.
Según el sistema de fabricación variaba mucho las tonalidades de color y la calidad, Cennini lo denomina azzurro oltre amarino, o altremarino, pero ya en el siglo XII y XIII no se pintaba más con el lapizlázuli molido por su coste tan alto; si con un ultramar que se obtenía de una manera muy complicada. Cennini describe uno de ellos, y que F. Brunello lo resume de la siguiente manera, en su edición sobre el Tratado de Cennini:

En líneas generales la purificación consistía en empastar el polvo de lapislázuli calentándola con cera, aceite y resina hasta formar una pasta. que se pueda amasar. Sucesivamente se dejaba reposar, tratádola después, sucesivamente con lejía, algo diluida, para que el ultramar con lejía, algo diluida, para que el ultramar acabe separado y caiga en el fondo del líquido, mientras las impurezas quedan en la masa cerosa..

Turquet de Mayerne, describe un modo de extraer un azul ultramar del lapislázuli, que es muy parecido al descrito por Cennini, la pasta está compuesta con resina de pino blanco, pez griega o colofonia, almáciga, aceite de lino, trementina y cera, de cada uno dos onzas. Otra manera de hacer la masa, es con cuatro onzas de trementina clara, resina de pino, seis onzas, pez griega o colofonia, seis onzas. Almáciga, cera nueva, de cada uno tres onzas, aceite de mándorlas amargas o aceite de lino lavado, siete vueltas, una onza o una onza y media.

Comparándolo con Palomino nos damos cuenta que la descripción es bastante similar. En concreto la del tratado de De Mayerne, que describe su receta de la aportación que le hace el pintor Cornelius Johnson:

Moler la piedra muy sutilmente, introducirla en esencia de vinagre doblemente destilado, estando 4 dedos sobre el polvo de la piedra en un vaso de vidrio. Poner el vaso sobre cenizas calientes, hasta que el vinagre halla extraido suficientemente el color azul, para después lo gireis despacito el vinagre así teñido hasta que se evapore el vinagre, después destilarlo. Encontrareis que permanece un color parecido al zafiro muy bello. Esto es lo primero.
Después de esto De Mayerne indicará que hay que hacer la operación hasta tres veces.

Palomino lo describe: Ultramaro: Azul hermoso, y permanente en toda especie de pintura, hecho de la piedra de lapislázuli, calcinada; porque traerse ésta de la otra parte del mar, se le llama color ultramarino: y la suelen traer los armenios. Lat. Trans-Marinum.

Razón será, que el ultramaro sea preferido por su nobleza, pues desde su primer origen la tiene en la preciosa piedra lapislázuli, de que se compone; cuya manufactura es de esta manera. Primeramente se ha de calcinar la piedra; esto es hacerse ascuas viva dentro de una vasija nueva de barro, o de hierro. Hecho esto, se ha de matar, o apagar dentro de un puchero nuevo vidriado, en vinagre muy fuerte, tapándolo muy bien que no respire. Después se ha de quebrantar en un almirez de hierro, o de pórfido (que le suelen tener los boticarios) y quitarle toda la escoria, si tuviere alguna. Y estando bien molido y seco, y pasando por cedazo, o tamiz delgado, se molerá en losa fuerte de la vihuela con aguardiente, y aceite de linaza, mitad y mitad, o con aceite de nueces solo, hasta que esté como el pensamiento.
Luego se hace una pasta, o pastel de tres onzas y media de resina, dos onzas de almáciga, otras dos de trementina de Venecia, tres onzas de pez griega buena, cinco de cera virgen (que es la amarilla de toral, que no haya servido todavía) tres onzas de aceite de linaza: las gomas, y la almáciga se machacan un poco; y estas, y la cera se derriten primero, y después se echa lo demás.
Estas cantidades se entiende para una libra de piedra (y a este respecto se puede graduar para mayor, o menor cantidad) las cuales se ponen a derretir al fuego lento, en la forma dicha; y en estando todo incorporado, y meneándolo muy bien, para ver si está en punto, se echan unas gotas en agua fría; y si se cuajan luego, está buena la pasta; la cual, quitándola del fuego, se ha de colar por un paño delgado, o tela de cedazo; y dejándolo sosegar hasta que no humee, se echa en agua fría, y se va recogiendo, o uniendo con una cuchara, o espátula grande , para reconocer bien el punto que tiene, que ha de ser ni duro ni blando; y después se limpia la cazuela, y se vuelve a echar en ella la pasta, y se pone a el fuego lento; y en estando derretido, se le echa poco a poco el ultramaro, y se va meneando muy bien, hasta que todo esté muy incorporado; y luego se aparta, sin dejar de menearlo, hasta que se vaya espesando, porque no se apose en el hondo.
Hecho esto, se deja estar así una semana, o más, bien tapado, y guardado, donde no reciba polvo; y después se mete la pasta en agua tibia, y de allí a un rato (que haya tomado algo de calor) se le va apretando, o estrujando con cuchara, o espátula contra los lados de la vasija, (que será una jofaina, o porcelana) y si comienza a salir el color proseguir; y si no, ponerle agua más caliente, hasta que se dé. Y se advierte, que la primera tintura, que sale en el agua, es la primera fuerte , y esta se aparta en una vasija vidriada; y en posándose el color, se va decantando el agua, hasta que el color quede puro, y seco; y continuando de esta manera, se sacan segunda, y tercera fuerte, hasta que la pasta queda sin mezcla de color azul.
De este secreto puedo asegurar, que lo tengo experimentado a la letra, y que sale bien: sólo puedo decir, que de cada onza de piedra en crudo, tasadamente sale poco más de un adarme (mínima parte de una onza) de ultramaro, después de las dichas operaciones; si no es que otro tenga mejor maña, o más fortuna; pero si a todos sucede así, yo no me admiro, que se venda tan caro.

StumbleUpon.com

martes, 9 de marzo de 2010

Los pigmentos: Azul parte II

Capilla de San Blas en la Catedral Primada de Toledo. Ver entrada anterior en Luz Rasante



Azul egipcio, Azul pompeyano: Es un pigmento inorgánico artificial, se obtiene calentando sílice, malaquita, carbonato de calcio y de sodio.

Indigo, Indigo de Guatemala, Añil: C16H10N2O2 . Colorante orgánico de naturaleza vegetal obtenido de la fermentación de varias especies de Indigofera. El añil se prepara tratando la planta que lo produce del modo siguiente: en cuanto ha llegado al conveniente grado de madurez se cortan las hojas, se lavan de antemano y se colocan en una cuba con suficiente cantidad de agua para que queden cubiertas con cuatro pulgadas de este líquido, cargándolas para ello con algún peso. A poco tiempo se establece la fermentación, el liquido se pone verde, ligeramente ácido, se cubre de burbujas, y presenta gran número de películas con colores del iris. Entonces se pasa el líquido á otra cuba colocada debajo de la primera, se agita y se le añade cierta cantidad de agua de cal, que facilita la separación del añil. Tan pronto como este se deposita, se decanta el líquido, se lava el añil por decantación, se pone a escurrir y a secar al aire. El diccionario de Terreros nos define el término de la siguiente manera:

Añil, ó Pastel. Fr. Indigo, guede, pastel. Lat. Glastum. It. Indico
El indaco es una planta que no conocieron los antiguos, es parecida al cañamo en su pie ó caña con una flor cercana a la del cardo. Crece de forma parecida a la retama, tiene sus raices largas y angostas con hojas algo mas ancha: su altura es como de una vara, y el grueso de una pulgada: siembrase todos los años, y se corta tres veces en cada uno: el color, que se saca de la primera hierba , ó de la caña, que se corta la primera vez, es violado, que tira á azul, y mas vivo, y brillante que los otros dos, que salen de la segunda, y tercera cosecha. Esta planta se empoza, y reduce a pastas. Los portugueses le han dado el nombre de añil, y otros le llaman pastel; de que, según ellos, hai tres especies.Algunos confunden, sin razon, el indigo con la cochinilla: otros dicen indico en Castellano, V. el Dicc. De las Artes, el de Trev. Antonin. Oudin. El de Saber. Vc. Sobrin. Vc. Y el Esp. T. 4. Tambien se toma por el jugo de la planta, y por el color que se saca de él.

En 1841 los químicos Laurent y Erdman inician estudios para conocer la naturaleza química del añil, logrando obtener la isatina oxidándolo con ácido nítrico. Más tarde, en 1865 Baeyer y Knop obtienen el índolo, reduciéndolo en 1869 al preparar sintéticamente el indolo partiendo del ácido orto-nitrocinnamico, pero no es hasta 1890 después de una serie de tentativas y con el químico Heumann encuentra que fundiendo la fenilglicocola con potasa cáustica, puede formar el añil.


Azul ultramar artificial. Muy parecido al lapislázuli. Se descubre en 1826 por Guimeten en Francia y Gmelin en Alemania con pocos días de diferencia. Se obtenía de dos maneras por vía indirecta y por vía directa: la primera es la más antigua y consiste en la mezcla de 100 partes en peso de caolín; 85-100 partes de sulfato sódico y 17 partes de carbón. Una vez pulverizadas y mezcladas se colocan en un horno de cerámica y se calcina hasta el rojo vivo durante 6 a 10 horas, dejándolo después enfriar. La masa obtenida tiene un color verde amarillento, que una vez molida y lavada se convierte en el verde ultramar. Para obtener el azul se calienta este en presencia del aire y en recipientes de hierro que contienen flor de sulfuro, transformándose en el azul ultramar. Se muele en abundante agua y filtrado presionando en telas para eliminar el agua

StumbleUpon.com

lunes, 22 de febrero de 2010

LUZ RASANTE: Capilla de San Blas

GRACIAS IVAN POR ACORDARTE DE ESTE TRABAJO EN LA CATEDRAL DE TOLEDO

http://www.luzrasante.com/capilla-de-san-blas-de-la-catedral-de-toledo/

StumbleUpon.com

domingo, 7 de febrero de 2010

LOS PIGMENTOS: AZULES Y VERDES I




Los más famosos y más utilizados son la azurita y la malaquita, este último es verde, ambos son carbonatos básicos de cobre. Los pintores los usaban ya en la Edad Media, pero ya se conocían en el antiguo Egipto. Son pigmentos que tienen numerosas alteraciones como ennegrecer por oxidación del blanco de plomo, con el que generalmente se mezclaba. Por culpa de la humedad la azurita se convierte en malaquita, tendiendo a verde, y hay que tener cuidado porque se descomponen fácilmente con el amoniaco. Ya en el siglo XVI existían denominaciones variadas de azules, cómo: Azul verde, caparrosa o malaquita, (muy utilizado en la azulejería, también), azul de esmalte bajo, o azul de Sevilla fino y que trataremos de explicar desarrollando su obtención en la antiguedad.

Vitrubio ya describe la obtención del azul:


48. La composicion del azul se halló la primera vez en Alexandria. Despues Vestorio la Traxó a Pozzuolo. Sus circunstancias y las de su hallazgo son maravillosas. Muelese arena con flor de nitro, tan sutilmente como la harina, y mezclandola con limaduras gruesas de metal de Chipre, se le echará agua para amasarlo: despues se formarán con las palmas de las manos muchas pelotillas, y se pondrán a secar. Despues de secas se meterán en un horno dentro de un crisol de barro. Así, inflamandose juntos el metal y la arena, dandose y recibiendo mutuos vapores, se trasmutan de sus propias sustancias, y confeccionadas por el fuego sus partículas, toman el color azul.


Azules.-
Azurita, Cenizas de azul, Azul montaña, Lapis Armenis, Azul de Santo Domingo, Azulo, Cenere, Azul de Alemania, Azul de España, Azzurro, Verditer, Azul fino, Azul de la Magna, Bice
Azurita 2CuCO3+Cu(OH)2; Malaquita: 2CuO + CO3H2. Es un carbonato básico de cobre que es también llamado, en inglés Bice, Bys o Beis, en Alemán Bergblau y en holandés Ashenes. Es un mineral natural que en ciertos ambientes húmedos se transforma en malaquita, oscureciéndose en contacto con el azufre formando sulfato de cobre. Se obtiene reduciendo a polvo el mineral por molienda, se eliminan las impurezas con lavados en soluciones de cenizas de leña o de huesos. Mezclado con miel y nuevamente amasado sobre una piedra dura, se lavaba nuevamente con la solución alcalina anteriormente descrita y sumergida durante unos días en vinagre y sal, seguramente para eliminar los restos de carbonatos. Por último se dejaba durante una noche sumergido en orina hervida, goma arábiga y esencia perfumada, para reavivar su tono.

Descrito en muchos tratados antiguos, sobre todo Mayerne:

Se encuentran las piedras azules en las Ardenas en un pueblo llamado Pot cerca de Avelanges de las cuales se puede obtener las cenizas azules y esto sobre la superficie de la tierra . El Burgomaestro de Lieja me ha mandado una libra hace cerca de tres años a París al señor Montesson. La minería más rica en esta piedra están en la India, de donde yo creo se importan a España, por lo que me han dicho esa piedra se encuentra en San Lucar en las minas de plata
En el antiguo Egipto la azurita era un pigmento maravilloso de un color azul profundo que se obtiene de las minas de cobre que se encuentran en el desierto del Sinai y el desierto arábigo. Es el producto de una oxidación derivado de la descomposición del sulfato de cobre. La azurita siempre se encontraba muy cerca de la superficie y por lo tanto, en sitios fáciles de trabajar en la mina. La azurita se empleaba en el Antiguo Egipto como pigmento en las pinturas murales y las momias
.

Dioscórides describe la azurita de la siguiente manera:

91 La azurita

La azurita se origina en Chipre de las minas de cobre. La más abundante se hace de arena del litoral, hallándose en ciertas cuevas cavernosas del mar; ésta es la mejor. Se de¬be escoger la de color muy subido. Se quema como la chal¬kîtis y debe lavarse como la cadmia.
Tiene fuerza de reprimir y es estíptica con moderación, escarótica y ulcerante.

Pacheco describe el azul de Santo Domingo o de cenizas:

El azul (entendemos por el de Santo Domingo, no el ultramarino, que ni se usa en España ni tienen los pintores della caudal para usarlo) es color más delicado y más dificultoso de gastar y a muchísimos pintores buenos se les muere. Advertiremos, empero, el modo cómo se ha de labrar a olio con limpieza para quedar lucido, Dicen los más que, después de ser el azul de lindo color, delgado y bien afinado y limpio, se temple en el tablón con aceite de nueces fresco; y, recién sacado podráse aparte cantidad de blanco molido con aceite de nueces y dél y del azul se hará el azul claro la cantidad bastante y, luego, sus medias tintas. Yo soy de opinión que los azules se labren claros y que lo más oscuro sea el mesmo azul puro y, cuando mucho se ayude lo más oscuro no con negro, no con morado de carmín y menos con añir, sino con un poco de buen esmalte delgado, y de lindo color, revuelto con el azul puro, que lo abaraza muy bien. La causa que me mueve a aconsejar que sean claros los azules es, porque el azul con el tiempo oscurece y tira a negro, como muestran los países, y veo por experiencia muchas ropas que fueron azules vueltas en una mancha negra sin que determinen los trazos del paño, y siendo claro, siempre es azul y se ven sus claros y oscuros; así lo he observado con atención en las pinturas de Mohedano, que siguió esta opinión.

De Mayerne también hace algunas recomendaciones para que no ennegrezca:
La azurita y el esmalte se debe mezclar ligeramente sobre la paleta con aceite de nueces. Si lo haceis así cuando se seca ennegrece.

StumbleUpon.com

miércoles, 13 de enero de 2010

Los pigmentos: Rojos II

Luca Giordano



Rojo de cadmio: modernamente ha sustituido al bermellón y fue descubierto en 1910. Se obtiene precipitando el sulfato de cadmio con sulfuro de sodio y selenio. Es pues un sulfoseleniuro de cadmio.

Laca Alizarina, Granza, Laca Platté, Laca Brabantina: Se usa desde antiguo y se extrae de la raíz de la rubia tintorum original de Asia y Europa meridional, por lo que Plinio la llamaba rubia, generalmente se mezcla con plomo.

Laca roja, Laca de las indias orientales, Carmín, Carmín de Florencia, Carmín de Indias, Carmín de Venecia: Se obtiene por extracto del insecto Coccus Laca.

Laca, Granos de Kermes, Laca de león, laca de Venecia: Colorante orgánico de origen animal, obtenido del Kermes vermilio, insecto que vive en la Quercus coccifera.

El diccionario de Terreros define el término Alkermes, ó kermes:

... ó según escriben otros, Karmes, especie de agalla, ó vejiga, que produce la cascoja (V. Coscoja.) Este arbol lleva una baya pequeña de un vivo color grana; pero esto no obstante, no son estas bayas el kermes, ó escarlata, sino las vejigas, ó bolsitas que se hallan debajo de las hojas, y son de color cardeno. Estas vejigas son del tamaño de un garbanzo pequeño, y cuando se secan, se vé dentro multitud de gusanillos, y mosquitos mui pequeños: de modo, que toda la sustancia que hai en la agalla, se reduce a estos insecto; de aquí el llamarle algunos Vermellon, del nombre Vermis, gusano; y asimismo el nombre de Vermejo, que se da al color. El llamarle Kermes, ó alkermes tiene tambien semejante principio; pues karme en Arabigo es lo mismo que gusano: el ser encarnado la baya de la coscoja, y no serlo tanto la vejigilla, ó agalla, que no es baya, sino excrescencia de la picadura de un insecto, y ser del mismo tamaño unas de otras, esto es, bayas, y vejigillas, puede dar motivo a muchos engaños y equivocaciones. Los Tintoreros se sirven de la pulpa del Kermes, separada de la cascarilla, para teñir de escarlata; y la llaman Pastel de escarlata. Tambien es el Kermes medicinal contra el aborto y contra el dolor de estomago. Fr. Kermes, ó escarlate. Lat. Kermes, granum tinctorium, ó cocum infectorium. It. Scarlatto. Esp. T. I. Algunos escriben Alquermes.

Carmín, Cochinilla, laca carmín: Extracto del insecto Coccus cacti. Parece ser que los flamencos la introdujeron en Europa, hacia 1549, con la conquista de Méjico. Las variantes de laca, es la laca del ácido y la laca carmesí que se prepara con el ácido carmínico y una disolución al 5% de alumbre y crémor. Son poco permanentes a la luz. La cochinilla se vendía en el comercio con el nombre de simiente de escarlata porque durante mucho tiempo se creyó que era la simiente de un vegetal desconocido. Debemos distinguirla de la que procede de Asia menor y África, la primera se desarrolla en el cactus y la segunda en la encina que es la que denominamos Kermes.

Antiguamente se obtenía por el siguiente procedimiento:

Tómese cinco dracmas de cochinilla, treinta y seis granos de simiente de chouan, diez y ocho dracmas de corteza de achote y diez y ocho granos de alumbre de roca. Pulverícese por separado cada una de estas sustancias en un mortero bien limpio. Se hierven dos pintas y media de agua clara de lluvia ó de río en una vasija limpia, mientras que hierve échese el chouan y déjese hasta que dé tres hervores, removiéndolos siempre con una espátula de madera, y pásese prontamente sobre un lienzo blanco. Vuelvase esta agua á una vasija limpia, haciéndola hervir, cuando comience a entrar en ebullición póngase la cochinilla y hágasela dar tres hervores, después se añadirá el achote, y que dé otro hervor; en fin, se echará el alumbre, quitando al mismo tiempo la vasija del fuego. Pasando el líquido a un plato de loza ó de porcelana bien limpio, cuidando de no el lienzo. Se deja reposar el líquido rojo por siete u ocho días. Después se quitará suavemente el líquido que sobrenada, dejándolo secar al sol ó en una estufa, quitando las heces con un cepillo o pluma.

Ocre rosa, Aragón, Arga, Almagra de Levante, Pozzuoli, Sanguina, Sinopia, Rubrica, Caput Mortum, Argalle: Pigmentos inorgánicos de origen natural obtenido de la limadura de hierro. Puede ser un oxido de hierro con silicatos obtenido artificialmente calcinando ocre amarillo.

Rojo inglés, Pavonazzo, Braunrot, Spadicum tostado, Rotenbraun, Matita rossa, Amatito: Pigmento inorgánico obtenido de la calcificación del ocre amarillo. J. Riffault nos dice:

Viene de Inglaterra una especie de ocre rojo que sirve tambien para pintar los pisos, los carros, y que mezclado con yeso produce el color de los ladrillos. Este ocre rojo, según Mr. Ternard es el tritóxido de hierro (hierro oxidado al máximun) del comercio, conocido bajo el nombre de colcotar ó rojo de Inglaterra…

Pavonazo. Sulfuro de hierro que ya lo definen primero Pacheco y Palomino más tarde. Merrifield lo describe como un pigmento artificial, que sustituye el carmín, en los estucos de los frescos y que se extrae del mineral de oxido férrico llamado sanguina, o rojo sangre, más oscuro que el Albín:

El pavonazo es de color púrpura-violáceo oscuro, que ya está citado por muchos tratadistas italianos y españoles. Existen dos variedades: el pavonazo de hierro, equivalente al negro amoratado, que se obtiene calcinando ocre amarillo; y el segundo pavonazo de sal que se obtiene químicamente calcinando una sal de amoniaco o el llamado vitriolo romano.

Palomino dice del pavonazo:

Pavonazo: Color rojo obscuro, a manera del carmín, por quién suple en la pintura a el fresco, por ser mineral.- Lat.Purpurissum minerale: según Pozo, de Perspectiva. 2. Part. Rubella anglicana.

Palomino acepta la descripción de Pozzo como rojo inglés y hasta ahora así se ha establecido.

Pavonazo de sal, vitriolo quemado: Carducho en sus Diálogos, describe el Pavonazo de sal como un pigmento de color rojo violáceo, que es obtenido artificialmente mediante la calcinación del vitriolo romano y que también es un sulfuro de hierro, que se denomina caparrosa quemada. Distinguiéndolo además del llamado pavonazo inglés, que es más parecido a la tierra roja inglesa o rojo inglés y que en Italia se le denominaba morellone.
En los extractos de escritos que recopila Merrifield no puede describir el pavonazzo de sal:

Algunos autores mencionan este Pavonazzo de sale, pero no encuentro nada sobre su composición. El nombre nos dice que alguno de sus componentes estan hechos de sal o alcalí, que son los que siempre produce daños en las pinturas al fresco. Pero Andrea Pozzo describe el morello di sale, mezclado con smaltino, hace un bermellón, más intenso que cuando aplica sólo.

Dioscórides describe la caparrosa de la siguiente manera:

98 La caparrosa

La caparrosa es de un solo género y el mismo, pues es un líquido coagulado. Pero hay tres diferencias específicas: una se forma en estalactitas al gotear unos líquidos en cier¬tos subterráneos; por eso la llaman los que trabajan en las minas de Chipre «goteada» (stalaktón). Otra se filtra abundante en cavernas; después, trasegada a pozos, se coge coa¬gulada, la cual se llama propiamente «coagulada» (pëktón). La tercera se llama «cocida» (hephthón), se hace en Iberia. Tiene la preparación siguiente, por ser muy descolorida y muy débil: diluyéndola en agua, la cuecen y, transvasándo¬la, la dejan en los recipientes. Ésta, al término de unos días, se coagula, dividida en muchos trozos cuboides juntos, de modo arracimada entre sí.
La mejor es la azul y grave, espesa y limpia, reluciente, como es la goteada, llamada por otros «lanceolada» (lon¬chötón). Le sigue la coagulada. La tercera es la cocida, que es muy estimada para tintes y para ennegrecer. En cambio, para el arte medicinal, la experiencia muestra que es muy débil.
Tiene virtud de astringir, de calentar, de crear costras; Si se bebe una dracma de ella, o en forma de lamedor con miel, mata las lombrices anchas y provoca vómitos. Bebida con agua, socorre a los que han tomado hongos. Desleída en agua y metida en la nariz en un poquito de lana, purga la cabeza.

y así Palomino lo define:

Vitriolo calcinado: Quemada, o calcinada la caparrosa, es color rojo admirable, para la pintura a fresco.- Lat. Calchanthum exustum.
Caparrosa: Escoria, que se halla en las minas de cobre; y molidas con aceite de linaza, sirve de secante para la pintura; y se puede poner en la paleta como los colores. Lat..- Vitriolum, Calchantum. Véase vitriolo.
Vitriolo: Caparrosa, que molida con aceite de linaza, sirve de secante para la pintura.- Lat. Calchanthum
.

Vemos que Palomino ha diferenciado los dos tipos de vitriolo ó caparrosa, uno como secativo y otro como pigmento, el primero es de cobre y el segundo de hierro idéntico al descrito por Carducho. El diccionario de Covarrubias describe el término Caparrosa:

Piedra congelada de un agua verde, que se destila de los mineros del cobre; y trae consigo la calidad, la fuerça y la flor de dicho metal. El nombre es francés, coperose, que vale rosa, o flor del cobre; y corrompido el vocablo dezimos nosotros caparrosa;chalcanton, cupri flos. Vide Lagunam in Dioscorides, lib, 5, cap. 73, dicitur etiam altramentum sutorium.
Vitriolo: Cierto género de goma de que se hace la tinta de çapateros, dicho por otro nombre caparrosa.

En el tratado de Riffault se describe la caparrosa ó vitriolo de la siguiente manera:

Caparrosa ó vitriolo: Antiguamente se daba este nombre á una sal formada de una base y de ácido vitriólico: en el día este ácido se llama sulfúrico, y las sales que produce su combinación con las bases se llaman sulfatos.

En el comercio se conocen tres especies de caparrosa ó vitriolos, á saber: el vitriolo blanco (sulfato de zinc), el vitriolo azul ó de Chipre (sulfato de cobre), y el vitriolo verde (sulfato de hierro). Solo se emplea como secante para los aceites la caparrosa blanca (sulfato de zinc). Debe elegirse en pedazos gruesos, blancos duros, y muy limpios, semejante a azúcar rosada: dichos pedazos deben secarse si están húmedos, evitando mientras se seca el respirar los vapores que producen. Esta caparrosa o sulfato de zinc sirve para los colores claros molidos con aceite, pero debe usarse con precaución, porque al secarse pone amarillento el color, lo cual perjudica a su hermosura.

En Alemania la caparrosa se ha denominado siempre cenizas de cobre, y es asociada al azufre. El vitriolo es un compuesto a base de azufre que siempre tiene un elemento metálico asociado. Como hemos descrito del tratado de Riffault, el sulfato de hierro es verde, conocido como vitriolo romano; el sulfato de cobre es azul conocido como vitriolo alemán; y el sulfato de zinc es blanco y conocido actualmente por caparrosa. Somos del parecer que antiguamente, en España era conocida la caparrosa más como secativo que como pigmento. Merrifield describe

..el vitriolo romano cocido como de color rojo que se obtiene al quemar sulfato de hierro, no lo menciona Cennini, pero sí Lomazzo, Borghini y otros sucesivos escritores. Le llaman vitriol calciné por De Piles (Eléemens de Peinture, Jombert´s Edition), vitriolo Romano quemado por Palomino; vitriolo calcinado, en el vocabulario español de términos de arte antes mencionado, y Burt Roman vitriol en Inglés. Andrea Pozzo: vitriolo romano tostado: Sulfato de hierro.

Albín: color carmesí que se saca de las minas de cobre y sirve en vez del carmín en la pintura al fresco.Lat. Albinus, Rufum. Aunque es un color discutido por Mary Merrifield, el albín es la piedra de hematíes de color rojo oscuro intenso, que machacado servía para pintar las fachadas. También se la denomina hematites, oligisto o piedra de sangre. El diccionario de Terreros dice sobre el albín:

Llaman los Pintores al color carmesí obscuro, que se saca en piedras del mismo nombre de las minas del cobre. Fr. Sanguina Lat. Según unos, Albinus, rufus, y según otros lapis, aut color sanguinarius, porque tiene la virtud de restañar l sangre, V. Ematies. Como podemos comprobar puede existir una relación entre el albín y la denominación almagre.

En el libro de Dioscórides nos dice paralelamente, cuando describe la Cadmia:

74 La cadmia.-

La cadmia mejor es la de Chipre (Kypría), Llamada «arracimada» (botryîtis), maciza, medianamente pesada y tirando más a ligera, con la superficie racimoide, de color ceniza; cuando se rompe, por dentro es cenicienta y ferruginosa. La que le sigue es la azulada por fuera, mientras por dentro es más blanca, con unas vetas de manera semejante a las de la piedra de ónice. Tales son las que se extraen de las minas antiguas. Hay otra clase llamada «encostrada» (plakoté), con las venas como cintas (zónas), por lo cual también la llamaron zonîtis. Otra se llama ostrakîtis, sutil y en su mayor parte negra, en la superficie es terrosa u ostracoide. La blanca es inservible.
Las llamadas «arracimada» (botryîtis) y «de ónice» (onychitis) son útiles para los fármacos oftálmicos; las restantes, para emplastos y fármacos secos que tienen virtud de cicatrizar. Y la de Chipre es útil para lo mismo; la traída de Macedonia, de Tracia y de Iberia, es inservible. La cadmia tiene virtud estíptica, de rellenar cavidades, purgativa de impurezas; es opilativa, deseca, aprieta, reprime las excrecencias carnosas y cicatriza las llagas malignas.

La cadmia se forma del cobre cuando se funde en los hornos, al adherirse el hollín a los muros y al techo de éstos. Hay en los hornos, en la cumbre, unas barras de gran tama¬ño, llamadas por los metalúrgicos akestídes, entrelazadas, para que se detengan y se posen las materias de cobre que salen hacia arriba, las cuales al ir posándose sin cesar más y más, toman cuerpo, y unas veces se produce una sola espe¬cie, otras veces dos o todas las especies de cadmia.
Se extrae la cadmia del monte que está sobre la ciudad de Solos, al quemar la piedra llamada «pirita». En el mismo monte se encuentran como venas de cierta calcita, de mineral de cobre (mísy), de sulfato de hierro (sôry), de negro de zapatero (melantería), de lapislázuli (kýanon), de carbonato de cobre (chrysokó11a), de caparrosa (chálkan¬thon), de pirita de cobre (diphrygés). Algunos dicen que la cadmia se encuentra también en minas de piedra; están equivocados por la semejanza que algunas piedras tienen con ella, como la piedra que se encuentra en Cumas, que no muestra virtud alguna. Se reconocen estas piedras porque son más ligeras que la cadmia y porque, mascadas, muestran un sabor impropio al gusto.
Ofende a los dientes en la masticación si es piedra, en cambio, si es cadmia, soporta la masticación, cediendo a ella. Además se distingue también en que la cadmia, molida con vinagre y secada al sol, toma cuerpo; en cambio, a la piedra, no le ocurre esto. Y también porque la piedra, molida y echada al fuego, salta y el humo que despide es de color semejante al fuego, mientras la cadmia permanece y produ¬ce un hollín amarillento y parecido al cobre, a. manera de una cinta variegada.
Además la piedra quemada y enfriada, cambiará de co¬lor y será más ligera, mientras la cadmia no cambia en nada, a no ser que se estuviera quemando durante bastantes horas, Se origina también de las minas de plata, más blanca y más ligera y de menor eficacia.
La cadmia antedicha se debe quemar cubriéndola en las brasas hasta que se vuelva translúcida y forme burbujas como la escoria de hierro; después, se apaga con vino amineo; en cambio, con vinagre, la de los fármacos referentes a la sarna.
Algunos, deshaciendo ésta con vino, una vez quemada así, la tuestan de nuevo en una olla de barro no cocido hasta que se vuelva parecida a la piedra pómez. Y, moliéndola de nuevo con vino, la queman por tercera vez, hasta que se convierta perfectamente en ceniza, sin tener nada áspero, y la usan en lugar del óxido de cobre (spódion).
Se lava majándola en un mortero con agua; se vierte el agua hasta que se vaya la suciedad, se le da forma de pastillas y se guarda.

StumbleUpon.com

Facebook

Perfil de Facebook de Antonio Sánchez-Barriga